6 de marzo de 2015 20:52

Un ‘Triángulo Rosa’ invita a las mujeres lesbianas de Quito a contar sus historias

El libro 'El Triángulo Rosa' recoge historias de vida de mujeres lesbianas en Quito con el fin de dar a conocer la realidad de esta comunidad. Foto: Cortesía/ Pamela Vega.

El libro 'El Triángulo Rosa' recoge historias de vida de mujeres lesbianas en Quito con el fin de dar a conocer la realidad de esta comunidad. Foto: Cortesía/ Pamela Vega.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 29
Carla Sandoval
Redactora (I)

Cuando Gabriela Yánez salió del closet, hace ya casi nueve años, y empezó a contar sus vivencias para promover la apertura hacia las mujeres lesbianas nunca pensó que su historia se publicaría en un libro. Ella es una de las colaboradoras de ‘El triángulo rosa: Estoy aquí, soy como tú’, un proyecto que busca dar visibilidad a las historias de vida de mujeres lesbianas en Quito.

La figura del triángulo rosa fue utilizada durante la Segunda Guerra Mundial como un símbolo para identificar a las personas homosexuales. Algunos lucían el triángulo en su uniforme, mientras que a otros se los tatuaban.

Un símbolo simple, directo y quizás confuso para quienes no conozcan la historia del triángulo rosa es para Pamela Vega, estudiante de Diseño Comunicacional de la Universidad San Francisco de Quito, el punto de partida para su proyecto de titulación. En él, imágenes en blanco y negro acompañadas de un texto tienen dos objetivos, acercar el personaje al lector y lograr que este ‘forme parte’, aunque sea por un instante, del testimonio.

Pamela Vega cuenta que si bien la sociedad ha evolucionado en torno a los derechos GLBTI, existe cierto nivel de “indiferencia” hacia el tema. Opina que la gente “ha optado por decir ‘que la homosexualidad siga, no me importa mientras no se metan con mi vida’, pero al final el hecho de decir eso muestra discriminación. Cuando le pones una cara a eso es más fácil tener una idea de la realidad”.

Más allá de eso, cuenta Vega, la idea del proyecto era darles a estas mujeres la oportunidad de decir lo que sienten con respecto a la sociedad, el closet, los estereotipos, la familia, la comunidad GLBTI, etc. La idea es que las personas se involucren y que esas historias lleguen. “Cuando tienes alguien ahí frente a ti que te está mirando es difícil ignorarlo”, asegura.

La idea de participar en este proyecto emocionó a Gabriela Yánez quien cuenta que le pareció una buena oportunidad para conocer más sobre la vida de gente “similar” a ella. “Se siente más real, más cercano”, afirma.

Vega se sorprendió mucho al ver cómo mujeres que ella, muchas veces, no conocía, se sentaron y hablaron de sus vivencias. Quizás esto tenga que ver con la propuesta del proyecto, la autora ofreció una ‘hoja en blanco’ para que las mujeres que figuran en el libro puedan decir lo que ellas quieran, y eso fue lo que sucedió.

El libro se enfoca exclusivamente en historias de mujeres, porque la autora considera que en el imaginario social, la palabra ‘homosexual’ se asocia directamente con los hombres. “Como mujeres tenemos más luchas. Me parecía mejor enfocarme en un grupo al que no se le ha dado la misma cantidad de atención y que igual es importante”.

Con ella coincide Gabriela Yánez quien se siente una minoría dentro de otra minoría por ser mujer y ser lesbiana, “y por ser activista feminista soy minoría revoltosa”, afirma. Sin embargo, aclara que ninguna de estas características se ha reflejado en ella de forma negativa, sino lo contrario. “Tengo bien claro quién soy y a dónde quiero llegar”.

Este proyecto, que le ha tomado a Vega un poco menos de un año, continúa creciendo. Por ahora la autora se encuentra buscando más mujeres que quisieran participar del libro, contar su historia y así hacer un cambio.

Por ahora, ‘El triángulo rosa’ continúa en una primera etapa y se puede leer un borrador del mismo en Internet. La autora espera recibir apoyo de fundaciones que abogan por los derechos GLBTI en el país y entidades públicas apoyen la iniciativa para así poder generar un proyecto a largo plazo.

También espera poder obtener el ISBN para la publicación del texto hasta finales del 2015. Cuando lo tenga quiere distribuirlo de forma gratuita y seguir generando otras campañas en torno a la visualización de una comunidad minoritaria en la ciudad de Quito. De esta forma, espera reunir a más mujeres para enviar un mensaje a la sociedad: “aquí estoy, existo, soy como tú".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (4)