8 de diciembre de 2017 15:30

Una salvadoreña que purga 30 años de cárcel por ley antiaborto pide libertad

En el Centro Judicial de San Salvador se concentraron activistas para demandar la libertad de Teodora Vásquez. Foto: AFP

En el Centro Judicial de San Salvador se concentraron activistas para demandar la libertad de Teodora Vásquez. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una salvadoreña que cumple 30 años de cárcel por un parto intempestivo que fue calificado de “homicidio agravado” bajo una severa ley antiaborto, clamó este viernes 8 de diciembre del 2017 por su libertad ante un tribunal que inició la revisión su caso.

“Estoy pagando por un delito que no cometí”, declaró a la prensa Teodora Vásquez, de 34 años, antes del inicio de la audiencia en un tribunal de San Salvador, que tras la presentación de argumentos de ambas partes fue suspendida y continuará el 13 de diciembre.

El caso se remonta a julio de 2007, cuando Vásquez, ya con nueve meses de embarazo, tuvo una emergencia obstétrica mientras trabajaba de empleada en un colegio de San Salvador.

Su abogado, Víctor Hugo Mata, relató a la AFP que la mujer llamó desde el baño del colegio al servicio 911 para que la llevaran al hospital, pero no obtuvo respuesta y sufrió una fuerte hemorragia. El bebé nació muerto.

Otro empleado del colegio avisó a la policía que patrullaba la zona. Teodora, aún en estado inconsciente, fue detenida.

“Fue un momento bien triste para mí, porque estaba esperando mi bebé, quería tenerlo, que él estuviera conmigo, pero lastimosamente las cosas no salieron como yo quería y se me vino el 13 de julio de 2007 y desde entonces estoy detenida”, relató la mujer.

La Fiscalía solicitó la suspensión de la audiencia para tener tiempo de estudiar el caso y entrevistar a los peritos que participaron en el juicio anterior.

La defensa de Vásquez se opuso tras argumentar que la Fiscalía tuvo conocimiento del caso con suficiente anticipación.

Pero el tribunal acordó reiniciar la audiencia el miércoles próximo a las 08:00 locales (14:00 GMT).

Corregir una injusticia 

Este viernes, a las puertas del Centro Judicial de San Salvador se concentró medio centenar de activistas de agrupaciones feministas y organismos defensores de los derechos humanos para demandar la libertad de Teodora.

“Justicia y libertad para Teodora. El Estado salvadoreño debe corregir una injusticia”, se leía en una pancarta colgada en el muro metálico del Centro Judicial.

Otra de las pancartas colocada por Amnistía Internacional consignaba “El mundo está escuchando. Más de 100 000 personas en el mundo de 65 países piden que Teodora salga libre el 8 de diciembre”.

“Lamentamos que Teodora después de diez años de estar encarcelada tenga que seguir esperando hasta la próxima semana para que se haga justicia”, declaró a la AFP Morena Herrera, de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético, y Eugenésico (ACDATEE).

Para el abogado Mata, la sentencia contiene errores graves. Uno de ellos es que la autopsia del Instituto de Medicina Legal consignó que el recién nacido falleció por “asfixia perinatal”, lo cual es una “causa natural de muerte”, pero luego en la audiencia en el tribunal dijo que “murió por asfixia por sumersión porque lo habían metido en el agua”.

Esa nueva versión de lo ocurrido, según Mata, no estaba en el informe forense y no tiene base científica, pero esa “contradicción fundamental” no fue tomada en cuenta por el tribunal, que la procesó por “homicidio agravado” y en enero de 2008 la sentenció a 30 años de prisión.

Mata indicó que el tribunal podría ratificar la sentencia original o bien anularla y ordenar un nuevo juicio.

Una tercera opción es que el tribunal acepte las “contundentes” pruebas que se van a presentar de los peritajes, anule la sentencia y la “exima de toda culpa y la deje en libertad”.

El Salvador, que tiene 27 mujeres encarceladas por abortos, criminaliza la interrupción del embarazo en todos los casos, inclusive cuando es necesario para salvaguardar la vida y la salud, imponiendo penas de hasta 40 años de cárcel a las mujeres y los médicos que lo practiquen.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)