20 de agosto de 2016 12:07

Electrofitness, una descarga de energía para ejercitar los músculos

La gimnasia con electroestimulación forma parte de la electroterapia, utilizada para mejorar la fuerza y el volumen muscular

La gimnasia con electroestimulación forma parte de la electroterapia, utilizada para mejorar la fuerza y el volumen muscular. Foto: Diego Pallero/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Paola Gavilanes
Redactora (I)
pgavilanes@elcomercio.com

Un nuevo sistema de entrenamiento llegó a Ecuador. Se trata del electrofitness, una combinación de entrenamiento físico con asistencia personal y estimulación eléctrica muscular.

A escala internacional lo practican deportistas como el velocista Usain Bolt y el piloto de Fórmula Uno Fernando Alonso. En Ecuador, futbolistas, principiantes y demás se suman a esta tendencia en el cuidado corporal.

El sistema se puso de moda en Estados Unidos y Europa por su efectividad para bajar de peso, reducir celulitis, mejorar la circulación y tonificar los músculos del cuerpo, como brazos, piernas, espalda y glúteos.

También llama la atención porque en apenas 20 minutos se activan alrededor de 300 músculos. En ese tiempo, los participantes cumplen con una rutina de ejercicios programada en función de sus necesidades.

Estefanía Álvarez, por ejemplo, ejecutó el pasado miércoles sentadillas, flexiones y tijeras para reducir medidas. “Sientes el trabajo en todos los músculos. Te cansas muchísimo”, contó. Para cumplir con esa rutina, utilizó bandas, ligas y mancuernas con pesos mínimos.

Todos esos movimientos los realizó vistiendo una licra y un chaleco negro, que tiene ocho pares de electrodos y que permaneció conectado a una máquina durante los 20 minutos que dura el entrenamiento semiactivo.

La gimnasia con electroestimulación forma parte de la electroterapia, utilizada para mejorar la fuerza y el volumen muscular. Foto: Diego Pallero/EL COMERCIO

Los electrodos actúan como puntos de estimulación y se los coloca en diferentes músculos del cuerpo. En el caso de las mujeres, ellas seleccionan la zona abdominal, los glúteos y los brazos, según Diego Suárez, de Smartfitness.

Antes de colocarse el chaleco, fue necesario rociarlo con agua y empapar el torso de Álvarez. Ese procedimiento es básico para que pase la corriente, que -de acuerdo con el fisioterapista Luis Rojas- es de baja intensidad y se la mide en miliamperios. “Con ese sistema, los pacientes sienten apenas un ligero cosquilleo”.

El paso de la corriente, al igual que las rutinas de ejercicios, es regulable. La intensidad la decide cada participante. Una persona sana que supera los 70 años seleccionará la mínima carga de corriente.

¿Quiénes pueden participar? La regulación de las rutinas de ejercicios y de la electroestimulación permite incluir en los entrenamientos a jóvenes desde los 18 años hasta adultos mayores de 75 años.

Estos últimos lo prefieren porque el impacto de los ejercicios sobre músculos y articulaciones es mínimo y también porque fortalece el sistema óseo. Está contraindicado para personas con marcapasos, tuberculosis, gripe, fiebre y para mujeres embarazadas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (2)