25 de septiembre de 2015 08:36

El 'eh' de duda, la palabra que suena igual en muchas lenguas

La expresión de duda es muy similar en varias lenguas como inglés, español, italiano, etc. Foto: Pixabay.

La expresión de duda es muy similar en varias lenguas como inglés, español, italiano, etc. Foto: Pixabay.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Agencia EFE

Cuando tenemos una duda muchas veces decimos "eh" y, aunque parezca trivial, se trata de una palabra que tiene un sonido muy similar en muchas lenguas y supone una herramienta crucial en la comunicación humana.

"Eh" se apoya en "un sistema de comunicación en el que las personas son capaces de lograr captar la atención y el apoyo de otras para que cooperen y repitan lo que han dicho", dijo a Efe el etnolingüista Nick Enfield, de la Universidad de Sídney.

Esta palabra "solo tiene sentido cuando existe una lengua, ya que los animales no dicen algo así", explicó Enfield. El experto insiste en que no hay razones para pensar de que se trata de una respuesta primitiva anterior a la capacidad de comunicarse verbalmente.

Enfield, Mark Dingemanse y Francisco Torreira, del Instituto Mark Plack de Psicolingüística, en Holanda, recibieron recientemente uno de los Premios Ig Nobel otorgados por la revista de humor científico Anales de la Investigación Improbable por su investigación '¿Es eh una palabra universal?', publicada en 2013.

Sin mucha reflexión, una persona común quizá tendería a pensar que "madre" o "mamá" pudiera tener un sonido más universal, pero no es así. Esto tampoco sucede con palabras comunes como perro, que se dice "dog" en inglés, "inu" en japonés o "chien" en francés.

El lenguaje humano es arbitrario y no requiere que exista una conexión entre el sonido y el significado de las palabras y en el caso de "eh", que sirve para clarificar rápidamente una duda, se produce una excepción en la similitud en su sonido en lenguas, que muchas veces no pertenecen a la misma familia. "Eh", como se dice en español, suena casi igual en inglés, ruso, mandarín, holandés, islandés, italiano y laosiano e incluso en lenguas poco conocidas como chapalaa (indígenas Chachi de Ecuador), siwu (Ghana) o murrinh-phata (aborígenes australianos).

En su estudio, los etnolingüistas galardonados con el Ig Nobel hallaron que si bien es cierto que en las diez lenguas estudiadas en detalle la interjección no es exactamente la misma. Su variación es mínima, una observación que se confirmó en otras 21 lenguas analizadas adicionalmente, que incluyó al yurakaré (Bolivia).

Para el estudio galardonado con el Premio Ig, una parodia del Nobel, los investigadores grabaron videos de varias personas conversando en diversas localidades de todo el mundo. Además, esto  les ayudó a notar que en muchos casos va acompañado de un lenguaje corporal.

Enfield comentó que si bien el lenguaje de las manos puede variar con la citada expresión, "la práctica común observada es el acercamiento del cuerpo para poder escuchar mejor". Estudios posteriores en los que participó Enfield también hallaron que el "eh" va acompañado de tonos, que generalmente tienden a ser agudos en lenguas como el inglés o el español, aunque la entonación es más sobria en lugares como Islandia.

Los investigadores remarcaron que "eh" no es la única palabra para pedir clarificación al interlocutor ya que existen otras equivalentes como "disculpa" o "¿qué?". Pero señalan que  definitivamente es una herramienta indispensable para la comunicación humana.

Otro de los diez premios Ig Nobel recayó en Colin Raston de la Universidad Flinders, en la ciudad australiana de Adelaida, por crear un aparato que modifica la estructura de un huevo hervido y lo hace regresar a su estado líquido.

Más allá de lo curioso del hecho, el aparato permitirá controlar mejor ciertos procesos químicos y puede ser aplicado en un futuro para mejorar algunos tratamientos oncológicos, como el carboplatino, un medicamento contra el cáncer de ovarios y de pulmones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)