21 de octubre de 2014 18:16

Una editorial portuguesa adapta obras para lectores con dislexia o alzheimer

Imagen de la portada y la primera página de 'El Fantasma de Canterville', primer título adaptado por la editorial y que es parte de los denominados libros de fácil lectura. Foto: Editorial Luso Reads

magen de la portada y la primera página de 'El Fantasma de Canterville', primer título adaptado por la editorial y que es parte de los denominados libros de fácil lectura. Foto: Editorial Luso Reads

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
EFE
Lisboa

Lectores con necesidades especiales como dislexia, déficit de atención, alzheimer o parkinson ya disponen en Portugal de una editorial integradora destinada a adaptar obras literarias de referencia.

La popular historia corta 'El Fantasma de Canterville', del escritor británico Oscar Wilde, es el primer título adaptado y lanzado por Luso Reads, el nuevo proyecto editorial que pretende asegurar una oportunidad de lectura a personas con dificultades de lectura o bajos niveles de alfabetización.

Los denominados libros de lectura fácil son "libros normales, pero que cumplen reglas de redacción diferentes", explicó a EFE Ana da Cruz Lippens, responsable de la recién creada editorial, única de este tipo en Portugal.

Lenguaje de fácil comprensión, con frases cortas y simples, líneas menos extensas, tipo de letra grande, márgenes y espacios entre líneas mayores, e ilustraciones que ayudan a la comprensión del texto son algunas de las características especiales de las obras de Luso Reads.

"Se pretende no perder nunca el contenido del libro e intentar mantener el espíritu de la obra original", abundó Lippens.

El primer título adaptado y lanzado por la editora, 'El Fantasma de Canterville', es responsabilidad de Eugènia Salvador, miembro de la Asociación Española de Lectura Fácil, y fue posteriormente traducido al portugués por la única especialista en el área reconocida en Portugal, Sandra Marques.

La editorial pretende alargar su catálogo de libros adaptados a diversos géneros literarios, adelantó Lippens.

Los libros denominados de lectura fácil empezaron en Suecia en los años setenta, cuando el Ministerio de Justicia escandinavo creó un grupo de trabajo que tenía como misión conseguir que los documentos oficiales fuesen más claros y eficaces.

Esta manera de escribir se amplió al mundo literario y, actualmente, se pueden encontrar editoriales especializadas en lectura fácil en casi todos los países europeos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)