27 de August de 2010 00:00

‘Ecuador no es un mercado competitivo que motive el regreso de sus científicos’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sociedad

Ernesto de La torre, decano de la Facultad de Ingeniería Química.

El Gobierno habla de incentivar el regreso de sus científicos desde el extranjero. ¿El éxodo de estos profesionales se da debido a que Ecuador no resulta un mercado competitivo?

Uno de los puntos más críticos es que la capacitación de alto nivel no está sujeta a un proyecto de investigación concreto. Lo que sucede es que los jóvenes que estudian en el extranjero no encuentran una fuente de trabajo en el país. Por ello los chicos tienen que buscar en otros países el espacio que les permita desarrollar sus capacidades.

¿La oferta económica y laboral desde el extranjero resulta más atractiva?

Definitivamente. En los países industrializados hay mejores alternativas laborales. Yo trabajé en Bélgica y las ofertas de desarrollo en ese país, por ejemplo, son mucho más altas. Pero regresé al país porque acá también hay oportunidades laborales. Una de ellas es la docencia. Aquí hay muchas cosas por hacer. Se debe admitir que el salario es mejor allá.

¿Las facilidades de infraestructura y materiales resultan otro atractivo para que los profesionales opten por quedarse en el extranjero?

El éxito no está en quejarse sobre las condiciones en el país. Lo importante es que con las herramientas que se tienen aquí se logre hacer algo. Eso es más valioso. Es cierto que allá existen mejores condiciones laborales. Hay laboratorios de última generación. Pero el éxito es que en el Ecuador, a pesar de no haber tenido políticas lograr hacer algo. Evidentemente allá la situación es distinta porque las inversiones en investigación son enormes. En Estados Unidos y en Europa, la inversión alcanza el 30 ó 40% de sus presupuestos. En Ecuador no llega ni al 1%.

Es decir, ¿ la falta de políticas e incentivos por parte del Gobierno y también de las universidades son las que condicionan a los jóvenes a no volver del extranjero?

Lo que sucede es que no hay planificación en el área de investigación. No es necesariamente cuestión de inversión o de dinero. Porque se ha entregado capital, pero este no llega a los laboratorios. Es cuestión de administrar bien la investigación. Se debe identificar qué tipos de profesionales se requieren para que trabajen en áreas específicas. Con eso los jóvenes se capacitarían en áreas específicas, que se requieren y al volver tendrían empleo.

¿En el país, de quién es esa responsabilidad a la que usted se refiere?

Creo que es responsabilidad de las universidades y del Estado. Además de quienes otorgan las becas hacia el extranjero. Debe existir planificadores para que determinen qué áreas requieren de profesionales. Encaminarlos y que luego retornen con conocimientos para reforzar esas áreas. De esta manera el joven sabe que a su retorno tendrá un empleo seguro. Esa es una forma más inteligente de manejar los recursos.

Entonces, ¿evitar el éxodo de cerebros del país es cuestión de administración y no de inversión?

Sí, porque cuando se envía a alguien a capacitarse en el extranjero son recursos que se invierten y luego regresa y no tiene en donde trabajar. Esto quiere decir que son recursos desperdiciados. Y también son frustraciones humanas, porque los profesionales llegan y tienen que incluso trabajar en otras áreas que no tienen nada que ver con su profesión.

¿Cuáles son las especializaciones que más antecedentes tienen para emigrar hacia otros países?

Las más solicitadas en el exterior son las de áreas técnicas. Por ello existe un sinnúmero de becas para este tipo de especialidades. Pero eso no ocurre con carreras como administración de empresas, que por el contrario son estudios costosos.

¿Las becas se han convertido en una estrategia de los países desarrollados para atraer a los profesionales que ellos no pueden tener?

Evidentemente. Esto se debe a que ya no todos quieren dedicarse a la investigación científica. Por eso en el área técnica hay gran variedad de becas. De esa manera los países con alta inversión en tecnología reclutan la mejor materia gris de todo el mundo.

En su experiencia como docente, ¿cuál es la percepción que tiene de sus alumnos que han viajado al extranjero?, ¿ellos quieren volver?

En ese aspecto la Politécnica Nacional maneja un criterio. Las personas que se van tienen que firmar un contrato que les comprometa a volver. Pero hay quienes no cumplen, incluso pagan las multas para no regresar. En mi opinión es falta de patriotismo, porque uno tiene un compromiso con el país. Tampoco se debe satanizar el estudiar en el extranjero y tener experiencias afuera. Esto enriquece a quienes estudian y pueden llegar con buenas ideas. Sin embargo, muchos también ven su beneficio económico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)