13 de diciembre de 2017 15:58

Ecuador será testigo de la última lluvia de estrellas del 2017

En Ecuador, la lluvia de estrellas se podrá observar en todo el territorio nacional en lugares con poca contaminación lumínica a partir de las 22:00. Foto: Observatorio Astronómico de Quito

En Ecuador, la lluvia de estrellas se podrá observar en todo el territorio nacional en lugares con poca contaminación lumínica a partir de las 22:00. Foto: Observatorio Astronómico de Quito

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 11
Triste 2
Indiferente 4
Sorprendido 7
Contento 54
Redacción Elcomercio.com

El último evento astronómico del año, la lluvia de meteoros o de estrellas, como se conoce popularmente, vivirá su momento álgido la noche de este miércoles 13 y la madrugada del 14 diciembre del 2017. En el país, el fenómeno será visible por la dirección este. Así lo confirmó Franklin Aldas, del Observatorio Astronómico de Quito.

El fenómeno de las gemínidas, llamadas así porque son observables hacia la constelación de Géminis, está presente desde el pasado 4 de diciembre y se extenderá hasta el 17 de este mes. De acuerdo con Aldas, se espera 120 meteoros por hora, lo que la convierte en la más extensa del año.

En Ecuador, la lluvia de estrellas se podrá observar en todo el territorio nacional en lugares con poca contaminación lumínica a partir de las 22:00. Una ventaja, según Aldas, es que la Luna en el territorio nacional saldrá a partir de las 03:00 (hora de Ecuador), lo que permitirá una mejor visibilidad del fenómeno astronómico.

El experto recomienda observar en dirección este en el cielo, en donde podremos encontrar a la constelación de Géminis. Para apreciar este evento no es necesario el uso de telescopios o instrumentos especiales.

Las lluvias de meteoros se producen cuando la Tierra pasa por la órbita de un cometa. En su viaje estelar, estos objetos van dejando una estela de gas y polvo que son atraídos por la gravedad terrestre y que, al entrar en contacto con nuestra atmósfera, se desintegran y brillan.

En el caso de las gemínidas, su origen está en un asteroide bautizado 3200 Faetón (Phaethón, hijo de Helios, el dios Sol), es decir, un cometa exhausto que no tiene elementos volátiles.

Según información de la agencia EFE, en 2010, un equipo de la UCLA, descubrió que este asteroide experimentaba un aumento de intensidad en su brillo. Era algo nuevo: un híbrido entre asteroide y cometa, o un "cometa rocoso" que cada 1,4 años se acerca al Sol, de manera que el astro quema los residuos que cubren su superficie formando una "cola de grava", la que da lugar a la lluvia de meteoros. Faetón es, además, el asteroide que más se aproxima al Sol de todos los conocidos.

El pasado 21 de octubre del 2017, se observó un fenómeno similar. En ese caso se trató de las Oriónidas, provenientes del cometa Halley.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (104)
No (21)