9 de July de 2013 11:48

Dormir tarde altera la capacidad mental de los niños

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Los niños que van a dormir tarde por la noche y que no son sometidos a rutinas ordenadas al ir a la cama suelen ver afectadas sus capacidades mentales y de conocimiento, según un estudio británico dado a conocer hoy.

La investigación de expertos del University College London (UCL) evaluó los patrones de sueño y capacidad mental de más de 11 000 niños de entre tres y siete años. Aquellos menores que no tenían una hora fija para ir a la cama o que se acostaban más tarde de las 21:00 de la noche rindieron peor en evaluaciones de lectura y matemática.

Según los científicos británicos, la falta de sueño afecta los ritmos naturales del cuerpo e imposibilita el normal funcionamiento del cerebro, en especial la función cerebral para aprender nueva información.

Los expertos recopilaron información clínica de niños de tres, cinco y siete años, y compararon su rendimiento mental con las horas de sueño y patrones para ir a la cama.

Los patrones erráticos para ir a dormir por las noches fueron más comunes en niños de tres años, con uno de cada cinco menores de ese grupo que iban a la cama a distintas horas.

Para cuando los niños llegaban a los 7 años, más de la mitad de ellos llevaban rutinas regulares a la hora de ir a dormir, y se acostaban entre las 19:30 y las 20:30.

En general, los niños que nunca siguieron rutinas para ir a dormir tendieron a rendir peor en áreas de lectura, matemática y conocimiento espacial.

El impacto fue más obvio en las niñas que en los niños, y de acuerdo a la investigación sería acumulativo.

El grupo investigador, encabezado por la profesora Amanda Sacker del UCL, indicó que sería posible que horarios irregulares para ir a dormir son reflejo de familias más caóticas y menos ordenadas, que también afectarían las habilidades cognitivas del niño.

"Tratamos de incorporar estos factores en nuestro estudio", declaró Sacker.

La investigadora subrayó además que los niños con rutinas más erráticas para ir a dormir y que se acostaban más tarde suelen provenir de familias más humildes, que no les leen cuentos a sus hijos por las noches y que ven más horas de televisión, muchas veces en las habitaciones.

Tras incorporar esos factores, el vínculo entre bajo rendimiento mental y rutinas erráticas a la hora de ir a dormir permaneció.

Las conclusiones del estudio fueron publicadas en la revista especializada Journal of Epidemiology and Community Health.

"El mensaje para los padres es que las rutinas en los niños son muy importantes. Establecer una buena hora para ir a la cama cuando los hijos son pequeños es la mejor opción, aunque nunca es tarde para corregirlo", subrayó Sacker.

Y aclaró que no hay evidencia acerca de que hacer dormir a los niños antes de las 19.30 sume algo en materia de capacidad mental de los hijos.

El doctor Robert Scott-Jupp, científico del Colegio Real de Pediatras y Salud Infantil, indicó que en una primera lectura, la investigación sugiere que menos horas de dormir produce a niños menos inteligentes "aunque el tema es más complicado de lo que parece".

"Aunque es probable que factores sociales y biológicos de desarrollo mental estén interrelacionados de una forma compleja, en mi opinión, para que los niños en edad escolar rindan su máximo potencial, más allá de su clase social, lo mejor es que cuenten con una buena noche de descanso", concluyó.

Lea también:

La extirpación de las amígdalas beneficia a niños con problemas al dormir

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)