25 de noviembre de 2014 11:23

Conozca el dispositivo creado para dejar de roncar

Pedro Mayoral, director general de Lirón.  Foto: Mauricio Moreno / EL TIEMPO. GDA

Pedro Mayoral, director general de Lirón. Foto: Mauricio Moreno / EL TIEMPO. GDA

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 7
Diario El Tiempo de Colombia
Logo GDA

Dado que una de las causas del ronquido y la apnea del sueño es el desplazamiento hacia atrás de la lengua al dormir, a tal punto que obstruye el paso del aire, un médico y un odontólogo, en España, crearon un dispositivo que busca solucionar el problema.

Pedro Mayoral, odontólogo y director general de Lirón, la marca de la patente del ‘dispositivo mandibular’, asegura que tanto el ronquido como la apnea afectan la calidad de vida y el descanso, además de que la última es altamente peligrosa porque la gente deja de respirar.

Mayoral explica que cuando la oxigenación es restringida, aumentan los problemas cardiopulmonares, metabólicos y funcionales.

Por eso creó una férula para la boca (similar a un retenedor), que empuja la mandíbula inferior hacia adelante con el fin de que la lengua tenga más espacio y pueda ubicarse con mayor comodidad, sin tapar el paso del aire.

El primer aparato similar a este, cuenta el especialista, se hizo en 1982, pero Lirón consiguió la patente por hacerlo un modelo más simple, efectivo y cómodo.

En España, según Mayoral, el método ha sido adquirido por más de 2 000 pacientes y su distribución ya empezó en países como  Colombia.

Vale aclarar que el ‘dispositivo’ debe diseñarse a partir de un molde específico de la cavidad oral de cada persona; en ese orden de ideas, Lirón ha capacitado a 35 especialistas y odontólogos para que lo adapten, de acuerdo con sus especificaciones.

Según el odontólogo, un sondeo efectuado en España con usuarios del aparato concluyó que el 89% de quienes lo usaron lo mantuvieron de forma regular durante cuatro años. El 90% lo calificó de “cómodo” y el 81% alivió su problema.

“Como es reversible, resuelve el problema de la misma forma que las gafas. El paciente está bien mientras lo usa. La duración de cada aparato oscila entre dos y tres años”, explica el odontólogo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)