31 de octubre de 2014 17:50

Un premio para la creatividad de los estudiantes

En Casa Cor se exhiben los finalistas y ganadores del Concurso de Diseño de Muebles Masisa. Foto: El Comercio

En Casa Cor se exhiben los finalistas y ganadores del Concurso de Diseño de Muebles Masisa. Foto: El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Redacción Construir (I)
construir@elcomercio.com

La creatividad y el ingenio de los jóvenes han aumentado en proporción geométrica al raudo desarrollo de la tecnología, el diseño y la moda.

Masisa -una multinacional líder en la fabricación de maderas, muebles y arquitectura de interiores- sabe de esa vena artística de la juventud actual y decidió incentivarla mediante el Concurso de Diseño de Muebles Internacional Masisa, capítulo Ecuador.
Este certamen premió la creatividad e innovación en el uso de modulares para la fabricación de muebles funcionales, estéticos y utilitarios.

Se presentaron 124 trabajos de estudiantes de todas las universidades del país.

El jurado seleccionó 10 trabajos semifinalistas, los cuales se exponen en Casa Cor, la megaexposición de alta gama que está abierta en la antigua Villa Helvetia, entre las calles Luis Cordero y Páez, en Quito.

La mansión de inicios del siglo XX, primorosamente rehabilitada por el Arq. Bernardo Jáuregui fue, asimismo, el sitio donde el jurado compuesto, entre otras personalidades por Mario Arias López, Christian Wiese, Diego Guayasamín y Nina Smith, escogió los tres trabajos triunfadores.

“Se debe resaltar el alto nivel competitivo de los participantes, tanto en los conceptos de diseño como en su aplicación y en la utilización adecuada de los materiales”, explica Mario Arias, miembro del jurado y uno de los diseñadores más prestigiosos del país.

La calidad fue muy superior a la de otros concursos en los que he sido jurado. Tanto la presentación como la excelente ejecución de los prototipos da gusto verlos”, afirma el arquitecto. “De hecho, hubo una lucha palmo a palmo entre el primero y el segundo premios”.

Los ganadores de tan exigente prueba fueron: Pedro Cordero, de la Universidad del Azuay, primer premio; Estefanía King Baca, de la UDLA, segundo; y David Vásquez, del Instituto Metropolitano de Diseño (IMD), tercer premio.

Cordero diseñó un organizador de tablero melamínico que se basó en las celdas hexagonales de las abejas.

“Esta volumetría permitió la optimización del espacio y, al mismo tiempo, un gran aprovechamiento del material. No se desperdició sino el 5% del tablero. Planifiqué tres módulos grandes y cuatro pequeños, totalmente multifuncionales. Hasta se puede armar una mesa para cuatro personas”, explica el joven creativo con suficiencia.

Esa innovación y esa funcionalidad impulsó al jurado a elegirlo triunfador, recalcó Arias.

Estefanía King presentó un mobiliario integral para un infante. “Tengo una hija de 11 meses y levantarme en la madrugada se me hace muy difícil. Por eso creé un conjunto modular que me permita realizar las tareas de acostarla, alimentarla y cambiarla en el mismo lugar. E incorporé elementos como las ventanitas en los lados para poderla mirar sin levantarme de la cama”.

A esas cualidades, Arias suma la versatilidad, el estudio del color y la posibilidad de ampliación que tiene el mueble.

David Vásquez presentó un innovador ‘clóset para bicicletas’. “Pensé en el poco espacio que tienen las alcobas actuales para guardar esos vehículos y diseñé un mueble que lo haga ocupando poco espacio. Es una alternativa para un cuarto deportivo. Use un MDF Masisa de 3 cm”, contó feliz.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)