2 de September de 2014 00:00

Discos de colección con hechura ecuatoriana

‘De taitas y mamas’ El diseño del empaque de ‘De Taitas y Mamás’, firmado por la ecuatoriana Belén Mena,  concursó en la entrega 14 de los Grammy Latinos. Ya no es posible conseguirlo pues se agotó su edición. Foto: Archivo/ El Comercio.

‘De taitas y mamas’ El diseño del empaque de ‘De Taitas y Mamás’, firmado por la ecuatoriana Belén Mena, concursó en la entrega 14 de los Grammy Latinos. Ya no es posible conseguirlo pues se agotó su edición. Foto: Archivo/ El Comercio.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 10
Contento 0
Luis Fernando Orquera. Redactor
forquera@elcomercio.com

Las tendencias del consumo de música han hablado. Hoy en día, los consumidores a escala global se han trasladado a Internet y de esa migración, los números más importantes son de YouTube. Hay más de 1 000 millones de usuarios del sitio que, según Monetizing Digital, tiene más de 25 000 millones de visitas a videos con música.

Si a esto se le suma las 575 millones de cuentas de iTunes, los más de 6 millones de suscriptores pagos de Spotify y los millones de usuarios suscritos a varios proveedores en línea del mundo, el panorama del álbum físico parece gris.

Según Forbes, la semana pasada la venta semanal de discos cayó por debajo de los cuatro millones de unidades.Esas cifras están basadas en muestreos de los grandes mercados (Norteamérica, Europa y Asia).

Aquí en el país, pese a la falta de una industria consolidada, iniciativas privadas y públicas han establecido mecanismos que incentivan la producción física de álbumes. Producir una placa con grabación, mezcla, masterización, diseño y reproducción cuesta entre USD 5 000 y 20 000.

Por eso llama la atención que dentro de la escena local, con un contexto mundial que hace del disco algo obsoleto, haya productores que han desarrollado discos objeto.

Esto no es más que un producto con un diseño que brinda una experiencia paralela a la música; claro, a un precio mayor que el disco regular. A propósito del lanzamiento del disco de Bueyes de Madera, cabe recordar a productos de reciente factura que nadan contracorriente; algo que los que aún valoran las cualidades románticas de la experiencia física de seguro agradecen.

‘De Taitas y Mamas’

La dimensión de este proyecto liderado por la productora MariandaLab con apoyo estatal es grande en varios sentidos. Registrar con calidad profesional a seis leyendas de la música ecuatoriana que desarrollaron su arte en condiciones poco favorables significó plantear una producción discográfica tan itinerante como retadora.

La experiencia de identificación que logra el producto, junto con los sonidos tradicionales de los artistas, radica en gran medida en el empaque. A los seis discos les acompaña un libro con relatos, fotografías y postales de colección. La creación de la diseñadora quiteña Belén Mena fue nominada a los Grammy Latinos en la categoría Mejor Diseño de Empaque.

‘Hangar’

Una obra de Elena Vargas, una artista multifacética que para su segundo trabajo discográfico, se propuso brindar al dueño de la copia física un pasaje de ida a un viaje junto a la autora a través de aeropuertos y estaciones; espacios de tránsito que inspiraron la composición musical y lírica.

Mientras se escuchan sonidos que juegan con el rock, lo electrónico y lo experimental, es posible hojear un librito con fotografías, textos, ilustraciones, collages y jugar con un avioncito que se incluye en la presentación. Los elementos -recopilados entre el 2001 y el 2012 para ilustrar el concepto- y el diseño del disco de seis canciones son de Elena.

‘Núcleos activos imaginarios’

La primera producción de la banda Mundos responde a la idea de entablar lazos entre ilustración, poesía y música. Esta propuesta independiente que se ajusta al mundo del folk y el rock pop está liderada por Roger Ycaza, quien aparte de tener una larga trayectoria en la música también la tiene como ilustrador de libros.

En la primera edición del álbum, el oyente se encuentra frente a un libro con un dibujo por tema. En el interior contiene el disco y una postal con el retrato de cada miembro del grupo.

‘Bueyes de madera’

El proyecto ha diseñado un libro con pinturas inspiradas en la música (folk rock). Parte del atractivo de esta agrupación es que en sus líneas está el artista Teo Monsalve, quien mientras el grupo toca realiza pinturas en vivo inspiradas por la música. El disco / libro presenta esa cualidad doble de los Bueyes; la de combinar sonidos con pinceladas.

‘Jazz The Roots’

Una muestra de creatividad es la presentación de su disco homónimo (jazz, reggae, instrumental) que brinda la oportunidad de pintar de color la portada. El disco incluye un pincel y un juego de

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)