7 de febrero de 2017 15:53

Las dietas arbitrarias alteran la salud de los latinos, según estudio

las personas buscan bajar de peso reduciendo la ingesta de harinas, gaseosas y chocolates.

Un adolescente, por ejemplo, necesitará de dosis extras de alimento, pues atraviesa una fase de desarrollo. Foto Referencial: Pixabay 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Paola Gavilanes
Redactora (I)

El 64% de latinos modifica sus hábitos alimenticios basándose en experiencias de amigos, familiares y conocidos o siguiendo recomendaciones que decenas de personas 'cuelgan' en la web, según datos publicados por Opina América Latina.

En la encuesta participaron hombres y mujeres mayores de 18 años de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Perú, Paraguay, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. De esos participantes solo un 36% aseguró consultar a un médico al momento de planear una dieta.

Esa cifra preocupa a nutricionistas locales, pues aseguran que los cambios en los hábitos alimenticios son personales y deben diseñarse en función de las actividades y necesidades de cada individuo para evitar enfermedades.

Un adolescente, por ejemplo, necesitará de dosis extras de alimento, pues atraviesa una fase de desarrollo. A una persona con sobrepeso, en cambio, el especialista le reducirá paulatinamente la ingesta de grasas saturadas y carbohidratos simples. Una mujer embarazada, por su parte, requerirá de más vitaminas y minerales. Y de esas cantidades específicas, precisamente, carecen las dietas que circulan en las redes sociales.

La nutrióloga Jeanette Heredia añade que antes de establecer porciones y diseñar una dieta los pacientes responden a una serie de preguntas y en algunos casos se someten a un par de exámenes.

De acuerdo con esta especialista, apropiarse de una dieta arbitrariamente aumenta el riesgo de sufrir trastornos alimentarios como la anorexia, bulimia. En otros casos pueden sufrir anemia o aumento de peso.

Según los datos publicados por la encuesta las personas buscan bajar de peso reduciendo la ingesta de harinas, gaseosas y chocolates. Lo hacen, según la nutricionista Nora Tello, por las grandes cantidades de azúcar que poseen.

En un vaso de 250 mililitros de esas bebidas azucaradas hay alrededor de 30 gramos de ese carbohidrato simple, cantidad que supera a la recomendada por la Organización Mundial de la Salud para una persona adulta: 25 gramos de azúcar libre al día para mantener un estilo de vida saludable.

En otros casos, cuenta Andrea Borja, suprimen alimentos indispensables en la dieta diaria como la proteína y los carbohidratos, y se limitan a alimentarse con vegetales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)