16 de septiembre de 2015 18:21

‘Despertares’, una obra que se sumerge en el deseo adolescente

El musical fue adaptado por Chía Patiño y se presentará en la Fiesta Escénica Quito 2015. Foto: Pavel Calahorrano/ EL COMERCIO.

El musical fue adaptado por Chía Patiño y se presentará en la Fiesta Escénica Quito 2015. Foto: Pavel Calahorrano/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 3
Gabriel Flores

Wendla cuestiona a su madre por no contarle cómo llegan los niños al mundo. Melchior arenga contra su profesor del colegio por las cosas que este considera verdades absolutas. Moritz se interpela sobre sus sueños en los que aparece una mujer de delicadas piernas que encienden su cuerpo y Martha se interroga por qué su madre no hace nada cuando su padre entra a su habitación para poseerla.

Adolescentes que se cuestionan sobre lo que sienten, viven y piensan. Ese es el centro de la historia que el director alemán Frank Wedekind escribió en 1891 en su obra ‘El Despertar de la Primavera’ y que fue adaptada con maestría, en una versión criolla, por Chía Patiño en el musical ‘Despertares’, que es parte de la Fiesta Escénica en Quito (Fieq) 2015.

‘Despertares’ demuestra con soltura que la historia que Wedekind escribió hace más de un siglo tiene total vigencia en la segunda década del siglo XXI. ¿Quién no fue adolescente?, ¿Quién no se cuestionó por su devenir y su libertad?, ¿A quién los avatares de la sexualidad durante esos años no le encendieron los más ocultos deseos?

En el proscenio del Teatro Sucre estos adolescentes, interpretados por los integrantes del Coro Mixto Ciudad de Quito, la Escuela Lírica y el Coro Juvenil de la Fundación Teatro Sucre, descubrieron que esos ideales de libertad estaban destinados a chocar contra el poder y las leyes impuestas por la familia, la religión y el estado.

Que la vaca nunca recuerda cuando fue ternero. Así reza un dicho popular que calza para describir la actitud de los adultos en esta obra. Un comportamiento que como muestra Wedekind ha sido una constante a lo largo de la historia.

¿Qué pasa cuando a los adolescentes no se les da la opción de elegir? ¿Cuando se los somete a las leyes que cuestionan sus mentes liberales? En ‘Despertares’, las consecuencias a esa represión son crudas, resultado de una realidad que afecta a los adolescentes de Quito, Manta o Loja como a los de Nueva York, Londres o Viena.

En esta obra la dirección escénica de Patiño se complementa a la perfección con la dirección musical de Natalia Luzuriaga y la puesta visual de un escenario bañado por un juego de luces y sombras matizado con el titilar de las velas que en ocasiones alumbraron el teatro. ¿Madre, cómo llegan los niños al mundo, ese cuento de la cigüeña ya no me lo creo? Las preguntas de Wendla resonaron con potencia en el público durante la última función que se realizó este miércoles 16 de septiembre del 2015.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)