14 de junio de 2016 00:00

Los desembolsos para hacer cine llegan, pero con retrasos

‘Vengo volviendo’, el filme de Gabriel Páez e Isabel Rodas, era uno de los proyectos pendientes de pago. Foto: Cortesía Filmarte

‘Vengo volviendo’, el filme de Gabriel Páez e Isabel Rodas, era uno de los proyectos pendientes de pago. Foto: Cortesía Filmarte

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Fernando Criollo
Redactor (I)
fcriollo@elcomercio.com

El pasado 8 de junio, el Ministerio de Finanzas desembolsó USD 327 000 al Consejo Nacional de Cinematografía (CNCine) para cubrir el pago pendiente de los proyectos beneficiados con el Fondo de Fomento Cinematográfico en el 2015.

Una deuda con varios meses de retraso que ha generado incertidumbre entre realizadores audiovisuales y gestores culturales con proyectos en pleno desarrollo.

Desde la primera convocatoria del Fondo de Fomento en el 2007, el Estado ha invertido USD 8,6 millones en 390 proyectos. Pero en el último recorte, el fondo pasó de USD 2,2 millones en el 2014 a USD 1,8 millones en el 2015.

De las dos entregas que se realizan cada año, en el 2015 hubo 65 proyectos beneficiados, de los cuales 38 optaron por recibir desembolsos escalonados contra entrega de productos y 27 presentaron una póliza de garantía para recibir el dinero en dos partes (80% y 20%).

De estos últimos, hubo 13 beneficiarios que no recibieron el anticipo del 80% para la ejecución de sus proyectos, según información del CNCine.

Entre esos está el del director Javier Izquierdo, que ganó USD 16 000 para la promoción y estreno de la película ‘Un secreto en la caja’. La cinta se estrenó el 20 de marzo, en medio de una deuda pendiente.

La taquilla de las proyecciones, la venta de derechos para la reproducción en DVD y el premio de la Casa Cinefest ayudaron a cubrir solo el 25% del monto adeudado.

Aunque para Izquierdo el Fondo de Fomento impulsa la producción nacional, un desfase económico como el que acaba de ocurrir significa un “estancamiento del proceso”.

La directora ejecutiva del CNCine, Isabel Mena, cita al presidente Rafael Correa para explicar que “el motivo por el cual el Estado se ha retrasado con los proveedores se debe al colapso en el mercado petrolero y al pago que el Ecuador debe realizar a la empresa Oxy”.

Para el director Pablo Arturo Suárez, la demora en los pagos ha dejado en evidencia la dependencia de la voluntad política sobre la inversión en cultura. Suárez no podía postergar el estreno de ‘Tan distintos los dos’.

Primero por la dificultad de negociar espacio en la cartelera de cines comerciales y porque el convenio firmado con el CNCine establece condiciones y plazos para hacer efectivos los desembolsos.

Para cubrir los USD 17 000 que había obtenido para la
posproducción del filme, recurrió a un préstamo personal.
Un monto de inversión que para los beneficiarios significa un doble pago de impuestos, pues a cada asignación se debe restar el IVA, para luego volver a tributar dicho impuesto en cada bien o servicio que se facture en la ejecución del proyecto, según explica Mariana Andrade, representante de 8D, que ganó USD 27 000 para un proyecto de distribución.

Según Mena, los valores cancelados por el Ministerio de Finanzas corresponden al primer desembolso de los pagos para los ganadores de la convocaría 2015, que optaron por la modalidad 80-20. Pero aún está pendiente el pago de los proyectos que optaron por la modalidad de desembolso contra entrega de productos.

En ese grupo están proyectos como el de Alfredo León, quien trabaja en ‘Sumergible’. La película debería estar en etapa de producción, pero está detenida por un retraso en el cronograma. De los USD 160 000 que obtuvo en la categoría de producción y posproducción solo ha recibido el primer desembolso del 30%.
Otro retraso en el pago de los incentivos económicos del Estado, dice León, significaría poner en riesgo la relación laboral y comercial con coproductores en otros países.

Para Andrade, existe un problema de planificación y gestión institucional que se ha derivado en el debilitamiento del Fondo de Fomento frente a otros proyectos, como el Sistema Nacional de Difusión, Territorios de Cine, Flacso Cine o de promoción internacional.

Mena explica que actualmente el Fondo de Fomento se financia solo con el presupuesto de inversión asignado por el Estado y los recursos económicos con los que cuenta en su Flujo de Caja Fiscal.

Una realidad que para Jan Vandierendonck, representante de la Copae, no solo pone en riesgo el Fondo de Fomento sino la continuidad de un proceso productivo que aún no
es considerado como un sector estratégico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)