24 de noviembre de 2014 11:43

La peor medida para bajar de peso es saltarse el desayuno

En un especial Pablo Zambrano demostró las diversas maneras de utilizar la banana en el desayuno. Foto: Archivo.

Hay diversas maneras de utilizar la banana en el desayuno. Foto: Archivo.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 7
Contento 27
Diario El Tiempo de Colombia
Logo GDA

Un reciente estudio conducido por Heather Leidy, profesora del Departamento de Nutrición y Fisiología del Ejercicio de la Universidad de Misuri (Estados Unidos), estableció que tomar un desayuno rico en proteínas mejora, de manera sustancial, el control del apetito y reduce la ingesta nocturna de alimentos ricos en grasa o azúcar. Infortunadamente, esa costumbre ha ido siendo remplazada por el ayuno o el consumo de un simple café o un jugo por las mañanas.


De acuerdo con Leidy, cuya investigación fue publicada en el Journal of Nutrition, desayunar alimentos ricos en proteínas incrementa, en los adultos jóvenes, los niveles de dopamina. Esta sustancia química estimula los sentimientos de recompensa de comida, por eso quienes no desayunan (y se privan de esa recompensa en las mañanas) experimentan durante el día el incremento de las ganas de picar y comer.

En ese orden de ideas, desayunar bien puede reducir la ansiedad de comer alimentos dulces durante el día, así como mitigar el riesgo de consumir grandes cantidades de comida grasosa y salada al final de la jornada, que es cuando menos posibilidades se tiene de quemar calorías extra. Leidy explicó que los niveles de dopamina suelen estar aumentados en personas con sobrepeso u obesidad, lo que significa que ellas necesitan mucho más estímulo (es decir, mayor cantidad de comida) para poder obtener sentimientos de recompensa, “y hemos visto respuestas similares entre quienes se saltan el desayuno”, dijo Leidy.

La investigadora considera que conocer a fondo la forma como la dopamina interviene en la regulación del apetito, podría llevar a mejoras decisivas en la prevención de enfermedades como la obesidad y la diabetes y su tratamiento. Los participantes en el estudio de Leidy, que tomaron durante varias semanas desayunos con distintos ingredientes y cantidades de proteínas, eran mujeres jóvenes cuya edad promedio son los 19 años. Sin embargo, Leidy, reconocida por su trayectoria en este campo de investigación, aseguró que los resultados pueden generalizarse a una población de adultos con edades mayores.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (21)
No (2)