23 de marzo de 2016 19:42

Los derechos de los animales avanzan en Ecuador

Algunos vacíos legales permiten que casos de maltrato animal queden en la impunidad.Sin embargo, han existido avances en materia de protección de derechos de los animales, especialmente los de compañía. Foto: Pixabay

Algunos vacíos legales permiten que casos de maltrato animal queden en la impunidad.Sin embargo, han existido avances en materia de protección de derechos de los animales, especialmente los de compañía. Foto: Pixabay

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 2
Indiferente 18
Sorprendido 2
Contento 58
Carla Sandoval
Redactora (I)

Hoy, 23 de marzo de 2016, se conmemora en Estados Unidos el Día Nacional del Cachorro. En el país norteamericano cada uno de los Estados tiene una jurisdicción diferente en lo que se refiere a protección animal.

Uno de los organismos encargados de velar por el cumplimiento de las legislaciones es la Humane Society of the United States que, según su sitio web “trabaja para luchar contra la crueldad animal en todas sus formas y busca comprometer a los ciudadanos a promover la protección de los animales”.

De hecho, según cifras dadas a conocer por National Geographic, en EE.UU. “el 90% de los dueños consideran a sus mascotas como parte de la familia”. Además, la tenencia de perros y gatos se ha multiplicado desde la década de los sesenta y, si bien siguen siendo considerados como una “propiedad”, gozan de ciertos derechos.


En Ecuador, el 1 de octubre de 2015 se estableció que la propuesta de la Ley Orgánica de Bienestar Animal (LOBA) sea parte del Código Orgánico del Ambiente (COA). Ese día, este conjunto de leyes fue tratado en primer debate en la Asamblea Nacional.

Según Pedro Bermeo, vocero de la LOBA, los perros y los gatos son los que más consideraciones tienen dentro de la propuesta, pues asegura que “son los más cercanos a los seres humanos”. Sin embargo, con la inclusión de la LOBA en el COA, algunas de las propuestas se modificaron.

Los promotores de la Ley han luchado por la inclusión de un proceso de pruebas de comportamiento para los canes considerados “peligrosos” o “potencialmente peligrosos”- establecido en el artículo 34 de la LOBA-. Esto, asegura Bermeo, hubiera servido en el caso de la pitbull Atena quien fue sacrificada en diciembre de 2015, luego de que en febrero matara a un menor de edad.

Este artículo establece la “obligación de realizar una prueba de comportamiento” a perros que- entre otros aspectos- hubiesen atacado a una persona u otro animal. Bermeo asegura que la LOBA propone que el perro pase “por un proceso etológico. Esto sirve para quitar mitos de los pitbull y otras razas que están siendo eutanasiadas”.

Según el animalista, “el problema no es que la raza sea más agresiva”, sino en que son animales más fuertes que necesitan socializar. “Hay perros chiquitos que son muy agresivos, probablemente más que el pitbull, pero los canes de esta raza te pueden lastimar más que uno pequeño”.

Otra de las propuestas es el reconocimiento de los animales como sujetos a la obtención de derechos. Luis Ávila, asesor del despacho de la Defensoría Pública, cuenta que él, junto a varios colectivos de defensores de los animales, están “en una lucha” para que se reconozca formalmente a los animales como sujetos de derecho.

De hecho, el Código Orgánico Integral Penal (COIP)- en vigencia desde agosto de 2014- estableció en el artículo 249 como una contravención el causar lesiones o muerte a los animales. Este apartado se refiere a los animales que no están destinados al consumo humano, es decir, a los de compañía. Bajo este artículo, el maltrato es sancionado con una pena de 50 a 100 horas de servicio comunitario, mientras que si se llega causar la muerte del animal se puede sentenciar al causante a una pena privativa de libertad de tres a siete días.


Pese a esto, los animalistas que promueven la LOBA consideran que la legislación actual tiene algunos vacíos en materia de derecho animal y es precisamente por eso que algunos casos quedan en la impunidad.

El hecho lo informó el PAE en un comunicado a través de su página de Facebook. Foto: Facebook / PAE (Protección Animal Ecuador)

Un vacío legal sería uno de los motivos por los que el caso de Dulce, la perra que fue víctima de abuso sexual, quede en la impunidad. Foto: Facebook / PAE (Protección Animal Ecuador)

Un ejemplo de esto es el caso de Dulce, quien llegó a la clínica de Protección Animal Ecuador (PAE) el pasado lunes 7 de marzo de 2016. Los médicos determinaron que sus tejidos vaginales y rectales estaban “totalmente destrozados” y se concluyó que había sido víctima de abuso sexual.

En Estados Unidos, según el Centro Legal e Histórico Animal de la Universidad Estatal de Michigan (MSU por sus siglas en Inglés) hay 34 estados que condenan las relaciones sexuales con animales (zoofilia). En los años 2011 y 2012 se emitieron sentencias contra dos hombres en Ohio y Luisiana, que mantuvieron relaciones sexuales de forma regular con sus perros. Ambos recibieron acusaciones de crueldad animal.

En tanto, en Ecuador, el caso de Dulce podría quedar en la impunidad puesto que no existe una figura legal que hable específicamente de la zoofilia. Pese a que la perra falleció luego del ataque sexual, de encontrarse a los culpables se les podría aplicar la pena descrita en el COIP por haberle causado la muerte, más no por el acto de mantener relaciones sexuales con el animal.

Cuando se dio a conocer el caso, Lorena Bellolio, directora de PAE, dijo que este suceso evidenció un vacío legal que persiste en el país. Bermeo también coincide en que una ley debería prohibir la zoofilia. Esta sería “un beneficio enorme frente a los perros y gatos”, en especial con los canes, que son los más vulnerables a ser víctimas de abusos sexuales.

En Quito rige, desde el año 2011, la Ordenanza Municipal número 0048 que controla la tenencia de animales en el Distrito, pero, a decir de Ávila, el bienestar animal no reconoce la calidad del animal como sujeto de derecho, sino que está para establecer ciertos niveles de tratamiento, para que no se les genere sufrimiento.

Uno de los avances que se ha logrado en la inclusión de la LOBA en el COA es que se permitirá el transporte de los animales en las cabinas, junto a sus dueños. En el caso del transporte público “si el animal está registrado, esterilizado y vacunado, podrá viajar en el compartimiento con su titular pagando un ticket extra”, cuenta Bermeo.

Los animalistas promotores de la LOBA trabajan en conjunto con la Asamblea Nacional para que se incluya el tema en la educación. La propuesta es añadir en la malla curricular una materia sobre empatía con los animales y la naturaleza. “Seguimos avanzando y poniendo cosas propuestas en la Ley”, concluye Bermeo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (29)
No (6)