20 de May de 2013 07:34

De las pacientes que tienen cáncer de seno, el 10% es hereditario

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

CONSULTORIO DE SALUD

Alex Vásconez, cirujano oncólogo, responde algunas de las dudas de los lectores sobre la mastectomía, un procedimiento quirúrgico usado para combatir el cáncer de mama.

¿Qué tan importante es el riesgo genético de sufrir cáncer de mama?

El cáncer de seno es una enfermedad maligna, dentro de las cinco causas de muerte más importantes en el Ecuador, en la mujer en particular. En Estados Unidos se diagnostican anualmente alrededor de 250.000 nuevos casos de cáncer de seno y mueren alrededor de 60.000 mujeres por esta enfermedad. En un país cercano como Colombia, se diagnostican alrededor de 6.000 casos nuevos cada año y mueren alrededor de unas 1800 a 2000 mujeres.

Desde el siglo XVIII, hay un proceso de investigación con relación a la influencia de la herencia y el cáncer, esto ya fue establecido desde los estudios de Gregorio Mendel, que fue un monje austriaco a finales del 1800, que estableció tres características de las células vivas. Las células tumorales malignas también son células vivas. Por lo tanto, pueden tener una condición hereditaria individual Y una ley de segregación de células.

Siguiendo estas leyes de la genética, Theodor Heinrich Boveri, estableció que el desarrollo y la aparición de estas células malignas tenía y cumplía todas las leyes genéticas mendelianas y que además tenía un proceso de regulación controlado para que se vuelvan genéticas.

Este proceso de regulación controlado está determinado por oncogenes, que son genes precursores del cáncer, así como también existen otros genes que son supresores del cáncer. Cuando existe una sobreexpresión de uno de ellos, el paciente desarrolla, por sus antecedentes familiares, este mal. Los que más se han estudiado son el cáncer de seno, colorrectal, de tiroides y de ovario.

En relación al cáncer de seno, es prácticamente la primera y segunda causa de muerte en los países desarrollados. El cáncer de seno se estudió a partir de 1984, cuando se establece las características de las aberraciones genéticas de las mujeres que tienen un cáncer, que lo heredaron o que pueden heredarlos a sus descendientes. Estos genes son el BRCA1, BRCA2 y el HER2. ¿Qué significa esto? Que en la cadena de ADN, existen alteraciones en algunos pares de cromosomas y estos, que están descritos con estos nombres, son los que marcan la posibilidad y la certeza de que las pacientes pueden tener hasta un 90% de desarrollo de cáncer de seno hereditario y de mortalidad por esta razón.

De las pacientes que tienen cáncer de seno, el 10% es hereditario, el 90% es esporádico.

¿Qué se hace en los casos que se detectan estos genes anómalos?

La prevención secundaria consiste en las acciones para eliminar o limitar los factores de riesgo para erradicar la enfermedad y para prevenir la mortalidad. Este criterio se una a la ansiedad y la cancerofobia que experimenta el paciente cuando su mamá, su abuela y su tía murieron de cáncer de seno. Si se hace una prueba genética, que me imagino que pueden hacerse en las instituciones del Ministerio de Salud o en las organizaciones de lucha contra el cáncer, hay que verificarlo, la mujer solicita un consejo. El médico le puede dar la opción de someterse a un proceso quirúrgico como la mastectomía bilateral, para prevenir que sufra de esta enfermedad.

Este proceso quirúrgico, ¿se realiza en el país?

Esta mastectomía bilateral, se viene haciendo en el país probablemente desde la década de los 90, en un número reducido de pacientes. Hay que reconocer un hito histórico en América que fue el doctor Pedro Herrera Gil, un cirujano oncólogo ecuatoriano dedicado a la reconstrucción mamaria. Él es uno de los primeros latinoamericanos que hizo tratamientos oncoplásticos en Colombia y en Ecuador, con unos resultados que le valieron su membrecía en la Sociedad de Cirugía Plástica y Estética.

La cirugía oncoplástica puede ser establecida en lo que es el proceso de mastectomía profiláctica, en personas que tienen alto riesgo en morir por cáncer de seno. Una vez que se localiza el tumor en diferentes posiciones o localizaciones anatómicas se establece la posibilidad de hacer un tratamiento quirúrgico de extirpación del tejido mamario sano o de extirpación del tejido mamario con enfermedad.

¿Es recomendable la mastectomía preventiva?

La cirugía oncoplástica debe ser realizada por profesionales capacitados, instruidos y como manda la ley ahora en Ecuador, con certificaciones otorgadas por las autoridades. La cirugía oncoplástica establece el tratamiento local quirúrgico de una enfermedad benigna o maligna y la reconstrucción plástica con resultados estéticos y de satisfacción de la mujer. Mejoramos su aspecto físico y, sobretodo, hacemos prevención primaria y secundaria para evitar la muerte por cáncer de seno. Por lo tanto, la cirugía oncoplástica y la cirugía profiláctica si está recomendada y justificada con el consentimiento del paciente y con la consejería del especialista.

¿Y si en el país no se realizan los estudios genéticos?

Si es que no existe la consejería genética, en países diferentes a Norteamérica y a Europa, se establece por el conocimiento del especialista cirujano oncólogo y por el consentimiento y la solicitud del paciente.

Yo he realizado este procedimiento desde 1999, sobre todo en personas jóvenes, que por alguna razón ha habido un acto de prevención secundaria como es la biopsia y esta muestra establece las características del tejido sin necesidad de la genética. Porque la genética es una prueba mucho más compleja y específica.

Pero cuando existen factores de riesgo establecidos en una biopsia, se le indica al paciente la posibilidad de desarrollar cáncer en uno, cinco o veinte años.

Muchos optan por una cirugía oncoplástica con sus propios tejidos, aunque la mayoría se decide por el uso de prótesis.

Debo recalcar que en todos los procesos judiciales, de salud pública, económicos y políticos en Europa y en Estados Unidos, se ha establecido que no existe riesgo de cáncer de seno con el uso de prótesis.

¿Qué otras medidas existen para prevenir el cáncer de seno?

El auto examen de mama, después de varios análisis, prácticamente ya tiene que entrar en la historia de las recomendaciones, porque no sirve en lo absoluto para la prevención primaria. Tal vez, para la prevención secundaria, pero eso significa que cuando uno tiene que hacer una biopsia de un nódulo que se toca la paciente, se está haciendo un examen de un seno con enfermedad y muchas veces maligna. El consenso universal que existe en este momento en países como Inglaterra, Estados Unidos y Colombia, en la región, que tienen estructuras organizadas de prevención primaria y secundaria , es que la mujer debe hacerse una mamografía a partir de los cincuenta años. Se puede hacer, si hay factores de riesgo, a partir de los 30 o 35 años, pero es de acuerdo a la valoración que hace el especialista. Antes de eso, se sugiere la ecografía. Eso establece la posibilidad de reducir inclusive hasta un 39% la mortalidad por cáncer de seno y hacer un diagnóstico hasta del 69% de cánceres en estados iniciales.

Existen varios tipos de mastectomía, ¿bajo qué criterios se establece cuál hacer?

Los criterios de la mastectomía profiláctica y de la cirugía oncoplástica están dados de forma individual como si fuera un traje a la medida. Tiene que ver con el bioptipo de la paciente. Hay personas que son delgadas, robustas, tienen enfermedades. El hecho de que una mujer fume, ya establece un hecho para seleccionar, alguna de las técnicas oncoplásticas. Las más populares son las de mastectomía retroareolar, la subcutánea y la reconstrucción con colgajos o empleo de prótesis.

Desde hace 20 años, el manejo del cáncer de seno tiene que ser multidisciplinar y ofreciéndole a la mujer que se puede mantener su seno.

Cuando una mujer llega con un tumor de más de tres centímetros que ella se ha palpado, que ha palpado el especialista, que se ve en la ecografía, que se ve en la radiografía o en la resonancia magnética, esa paciente se va a beneficiar de un tratamiento de inducción con quimioterapia por cuatro meses. Después, el tratamiento de cirugía oncoplástica, consiste en la extirpación local de la enfermedad y al mismo tiempo la reconstrucción inmediata. En forma diferida, se puede hacer una reconstrucción con colgajos más extensos como son el dorsal ancho y el de los músculos rectos del abdomen, que son cirugías más complejas y que son de dominio del cirujano plástico.

¿Qué sucede con la lactancia, después de un procedimiento como este?

Se anula la posibilidad de lactancia porque se extirpa todo el contenido de la glándula mamaria, inclusive con márgenes del tejido celular. Por lo tanto, la mujer que tiene los tres factores de riesgo, con altas posibilidades de morir, aunque en ese momento no tenga cáncer de seno, no va a poder dar de lactar. Es importante y es necesaria la lactancia para los niños. De todas formas, existen muchas fórmulas industrializadas, que no van a ser lo mismo que la leche materna pero se asemejan en alrededor de un 92%, por lo tanto no se perjudica el desarrollo de los recién nacidos.

¿Qué tan costoso resultan estos tratamientos?

La mayoría de seguros privados reconoce procedimientos reconstructivos oncoplásticos. Esto reúne el tratamiento quirúrgico oncológico conservando la glándula mamaria y reconstruyéndola, porque no es un asunto estético, sino de prevención y de bienestar. La salud es gratuita. La enfermedad, los medicamentos y los procesos, alguien los tiene que pagar. Por lo tanto, las aseguradoras privadas reconocen este tipo de procedimientos sin ningún problema, porque saben que es muy beneficioso para ellos pagar un procedimiento preventivo a pagar un tratamiento de cáncer después de cinco o diez años. El tratamiento preventivo puede costar 5000 dólares, el curativo puede costar 50 000 o 120 000 dólares, aquí en Ecuador con los medicamentos, radioterapia, anticuerpos monoclonales y una o dos cirugías que se necesitan.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)