3 de abril de 2015 22:23

‘Daybreakers’, una comunidad para bailar

En esta actividad se combina baile, yoga, ejercicios... antes de ir a trabajar. Foto: Facebook de Daybreakers

En esta actividad se combina baile, yoga, ejercicios... antes de ir a trabajar. Foto: Facebook de Daybreakers

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Diario La Nación de Argentina
Logo GDA

Una bola de cristal irradia colores sobre decenas de cabezas en la pista de Verboten, uno de las discotecas del momento de Williamsburg, en Brooklyn. Desde la altura, DJ Golden Pony impone su ritmo, y el público responde. Todos bailan. La música electrónica crea clima de ‘rave’, pero lo que sucede está lejos de ser eso: es miércoles, apenas han pasado unos minutos de las 07:00, no hay alcohol ni drogas y en un par de horas todos -o, al menos, la mayoría- irán a trabajar.

“Ustedes están eligiendo ser felices por estar acá, ¡qué forma de arrancar el día!”, vocifera al micrófono Elliot LaRue, un afroamericano corpulento que después de moverse un rato se sacará la remera y nunca dejará de intercalar baile con arenga. “¡Vamos, ‘daybreakers’! ¡Hay que arrancar el día!” El público responde. La gente baila y sonríe. Es una fiesta, distinta a otras fiestas.

Una nueva tribu urbana ha nacido en Nueva York: los ‘daybreakers’. Son una comunidad, un “movimiento global” -según ellos- que elige hacer, cuando rompe el día, lo que hasta hace poco estaba reservado para la noche. Hay café, jugos, bebidas proteicas y aguas energizantes. Un licuado verde, bautizado Dandi Detox, ofrece una mezcla de perejil, piña, diente de león, frambuesas y agua de coco en una coqueta botella de plástico. No se ven faldas, tacos o zapatos, pero sí zapatillas deportivas y camisetas. Algunos llegaron en atuendo corporativo, listos para la oficina.

“Es una forma genial de despertarte, empiezas el día alerta”, describe Chris Hunt, de 27 años, corpulento, vestido con pantalones cortos. Hunt fue uno de los que llegó a las 06:00, la pista estaba cubierta de colchonetas para una clase de yoga.
Ahora esta comunidad se extiende a Sudamérica.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)