11 de abril de 2017 00:00

Nuevas danzas zoomorfas nacen en las comunas de Guayas y Santa Elena

Xavier Blum, artista e investigador, con máscaras de aves y felinos con las que bailan las danzas zoomorfas.

Xavier Blum, artista e investigador, con máscaras de aves y felinos con las que bailan las danzas zoomorfas. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Alexander García
Redactor (F - Contenido Intercultural)

El artista e investigador Xavier Blum rescata las memorias de las comunas, la ancestralidad en sus modos de vida, y los saberes transmitidos de generación en generación, en la creación de un nuevo tipo de danza que recoge expresiones de los pueblos de las provincias de Guayas y Santa Elena.

Se trata de las Danzas Zoomorfas, de la Costa, que surgieron a partir de su trabajo con pueblos de la Ruta Huancavilca en Guayas y Santa Elena (Limoncito, Juntas del Pacífico, Simón Bolívar y Sacachún).

Los bailes se relacionan con las estéticas de piezas arqueológicas de las culturas prehispánicas que se asentaron en estos territorios. Los vestigios sugieren que los antiguos pobladores usaban pieles de lagarto en representaciones rituales. Los bailes también están ligados a las tradiciones orales sobre los animales que habitan en los ecosistemas de influencia de los poblados.

Las danzas de coreografía libre, acompañadas de tambor, en la que los bailarines usan coloridas máscaras de cartón, evocan representaciones rituales con felinos, aves y reptiles presentes en las figurinas de piezas arqueológicas.

“Es más importante lo que le pasa al danzante, que lo que se ve. El proceso incluye el trabajo con un álter ego y un animal de poder. Esas exploraciones son de crecimiento personal para los participantes”, explicó Blum.

El proyecto se inició en 2014 en Sacachún donde el artista plástico e investigador venía trabajando desde el retorno de San Biritute a la población (2011), donde expuso la muestra ‘El arte erótico espiritual’.

En la investigación etnográfica participó también la antropóloga Patricia Rodríguez. El proyecto procura un encuentro entre el arte contemporáneo en sus complejidades y posibilidades de acercamiento y diálogo, con las tradiciones de las comunas.

La iniciativa busca generar empoderamiento comunitario por medio de reflexiones sobre saberes y patrimonios. “Tenemos por objeto la consolidación comunitaria, que la gente se reconozca como Huancavilca en un baile diferente a las danzas montuvias o costeñas que son parte de la identidad, pero que están relacionadas con el mestizaje europeo”, dice Blum.

El artista plástico guayaquileño, cuya familia materna proviene de Ancón, considera que lleva “el ancestro en la sangre” y por ello su interés de trabajar con el patrimonio inmaterial. Trabajó ya antes en sus procesos plásticos con los símbolos y gráficos precolombinos.

Las coloridas máscaras de cartón son construidas en las comunas y usadas tanto por niños, adultos y adultos mayores en la toma del espacio público. En el caso de Sacachún bailan alrededor de la glorieta de San Biritute. En la comuna danzan incluso por el Día de los Difuntos.

Al inicio las danzas zoomorfas se bailaban solo a ritmo de tambor y sonajas. En el último tiempo se han realizado colaboraciones con músicos como Fabricante y Schubert Ganchozo, quien construyó, con los pobladores de Libertador Bolívar, marimbas huancavilcas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)