18 de noviembre de 2015 14:43

300 niños acudieron a la presentación del programa Da Dignidad

La ministra de Inclusión Económica y Social, Betty Tola; la vicealcaldesa Anabel Hermosa, en el Centro del Muchacho Trabajador

La ministra de Inclusión Económica y Social, Betty Tola; la vicealcaldesa Anabel Hermosa, en el Centro del Muchacho Trabajador. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Unidad de Noticias

Julio Cuyo, oriundo de la parroquia de Guangaje, en Pujilí, entregó la caja de lustrabotas con la que trabajaba su hijo Juni, a la ministra de Inclusión Económica y Social, Betty Tola. Fue una señal simbólica del compromiso adquirido para que su hijo vuelva al campo a continuar con sus estudios. Juni Cuyo cursa actualmente el octavo año de básica.

El padre expresó el deseo de que su hijo siga con sus estudios, para que no sufra lo que él ha tenido que vivir en las calles, a las que ha salido debido a las condiciones de vida del campo, donde cuenta que “en verano no tenemos nada que comer, en invierno se dañan las calles y tenemos que caminar hasta dos horas para salir a la ciudad”.

En vísperas de la Navidad, 300 de los 500 niños que dejaron el trabajo infantil en mayo del 2015 fueron parte de la presentación de la campaña Da Dignidad del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES). Esto ocurrió en el Centro del Muchacho Trabajador, ubicado en Cotocollao, al norte de Quito, este miércoles 18 de noviembre del 2015.

La campaña tiene como objetivo la erradicación de la mendicidad y el trabajo infantil. Desde su implementación en el 2010, la mendicidad se redujo en el 80%, según datos del MIES. La ministra Tola aseguró que este año se ha invertido alrededor de USD 1 450 000 a través de varios convenios de cooperación para atender a alrededor de 5 000 personas.

En el 2014, a través de la campaña se sensibilizó a 21 000 personas, se realizaron 1 035 talleres y 253 colonias vacacionales. Adicionalmente hubo 335 actividades de celebración en Navidad, mientras que para este año se prevén colonias navideñas y espacios para compartir alimentos como pasteles y café con los niños y niñas.

El Centro del Muchacho Trabajador, desde hace más de 50 años, acoge a alrededor de 400 familias (2000 personas) dentro de su programa integral, que garantiza espacios de educación, emprendimiento y práctica laboral vinculada al área técnica de estudios de los jóvenes, así como servicios de alimentación y salud.

Susana Yépez, directora financiera del Centro, indica que la gestión económica se realiza a través de donaciones y convenios de cooperación para que las familias rompan círculos de pobreza. “De aproximadamente 30 000 egresados, el 75% ha roto círculos de pobreza”.

Darwin Barahona, de 16 años, permanece, en el Centro, desde hace cinco años. Todos los días, desde las 06:00 hasta las 18:00, cursa el primero de bachillerato y acude a un taller de mecánica industrial. Dice que esta es una oportunidad para especializarse, como es su deseo, en una carrera técnica.

Para esta Navidad, Darwin espera que “haya juguetes y dulces para los niños”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)