4 de junio de 2015 15:34

Curazao es un destino paradisiaco en el Caribe

El país invita a disfrutar de playas únicas, a deleitar el paladar y gozar la vida a ritmo del jazz. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

El país invita a disfrutar de playas únicas, a deleitar el paladar y gozar la vida a ritmo del jazz. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 3
Diario El Tiempo de Colombia
Logo GDA

Cuando aterrice en el aeropuerto internacional Hato, las primeras palabras que escuchará son “bon biní”, la bienvenida que da Curazao, en papiamento, su lengua nativa, como una invitación a sumergirse en una de las islas más exóticas y mágicas del Caribe.

Es un destino que reúne en su territorio playas paradisiacas, un corazón comercial inspirado en Ámsterdam, capital de los Países Bajos, y una población que representa lo mejor del sabor latino.

Curazao, conquistada por españoles y posteriormente ocupada por holandeses, refleja en su lengua, en su arquitectura y en su gastronomía cautivantes historias de mestizaje. Desde hace cuatro años es un país autónomo del Reino de los Países Bajos.

Los habitantes son de nacionalidad holandesa y tienen pasaporte de la Unión Europea. Además del papiamento, los curazoleños dominan el inglés, el holandés y el español. Las cuatro lenguas las aprenden desde su niñez y las practican a diario gracias a la diversidad de viajeros de todos los rincones del mundo que llegan a la isla.

Las calles de Willemstad

La ciudad de Willemstad, en el sur de la isla, tiene en sus calles una mezcla del estilo europeo con el Caribe. Elevada a Patrimonio Mundial por la Unesco, es el puerto principal y conserva con esmero la arquitectura de la ocupación holandesa. Incluso, se conoce esta zona como la ‘pequeña Ámsterdam’.

El recorrido se inicia en el puente flotante Queen Emma, desde donde se ven coloridos edificios a orillas del mar. Entre los monumentos que debe visitar están el Fuerte Ámsterdam, el Palacio de Gobierno, la sinagoga Mikvé Israel-Emanuel y el icónico edificio amarillo Penha, punto clave para tomar una de las fotografías más representativas de la isla.

Allí está el sector comercial con importantes marcas internacionales de ropa y perfumería, así como tiendas de artesanías y souvenirs. No olvide probar el Blue Curaçao, licor típico, así como variedad de cervezas de origen holandés, en cualquiera de los bares y terrazas, con vista al mar.

De playa en playa

Aunque la mayoría de hoteles tienen playas privadas, un buen plan es visitar las 35 playas de la isla, en taxi o alquilando un carro.

Una de las más populares es Kenepa Beach, en el noroeste, que cuenta con un mirador sobre el azul cristalino del océano y la arena blanca. También es famosa Boka ST. Michiel, donde verá pequeños botes en la bahía. Es un pueblo de pescadores, en el oeste de la ciudad.

En algunas debe pagar por su ingreso –cuatro florines, unos USD 3 –. Por ejemplo, la popular Blue Bay Beach, con centro de deportes acuáticos como buceo y kayak, piscina, duchas, baños y venta de bebidas y alimentos.

También está Cas Abao Beach, preferida por quienes quieren hacer 'snorkel' y bucear. Y playa Kalki, en el noroeste, donde podrá tomar cursos de buceo para principiantes sobre arrecifes coralinos y verá tortugas marinas.

Vale resaltar que Curazao es un destino muy recomendado para actividades náuticas, gracias a la infinidad de tesoros que guarda bajo el mar: peces de todas formas y colores que se mueven entre los corales.

Nadar en cavernas


Una de las experiencias más emocionantes que se viven en el mar de Curazao es nadar en algunas cavernas.
La más popular es Blue Cave, en Mushroom Forest, que resguarda algunas de las formaciones coralinas más bellas de la isla y una amplia variedad de peces.

Allí verá el contraste de una luz de color azul turquesa que irrumpe en un oscuro y rocoso lugar. Para disfrutar de la experiencia debe saber nadar. Los guías suministran los equipos necesarios: máscara, aletas y 'snorkel'.

Placer para el paladar

Para conocer la gastronomía local, lo ideal es comenzar por los populares mercados de la isla. El más famoso es la plaza Bieu, a pocos metros del puente flotante Queen Emma, en Willemstad, con una plazoleta de comidas con decenas de locales.

Predominan el cerdo, el chivo estofado y pescados como pargo y mero, acompañados de preparaciones hechas a base de maíz, arroz, papa o fríjol.

Es clave visitar las casas de plantación, que funcionan como restaurantes-museos, puesto que guardan elementos que evocan los momentos de colonización por los que pasó la isla.

También, en las calles de Willemstad se encuentran restaurantes especializados en la preparación de platos como el keshi llena (queso relleno de pollo). Toda una delicia.

Dos imperdibles

Dicen que la Granja de Avestruces es la más grande de su tipo fuera de África. El recorrido permite conocer algunas de las 200 aves del lugar, podrá alimentarlas o sostener sus huevos. La entrada para adultos tiene un valor aproximado de USD 8,50.

Si busca un plan diferente, puede iniciar con un recorrido por los tres mayores centros de plantación de aloe, cerca de Willemstad. Allí verá cómo se cultiva sábila en casa y, además, puede adquirir productos de belleza elaborados con aloe.

Visita al acuario

Una visita divertida es al Curaçao Sea Aquarium, compuesto por un arrecife de coral y un sistema de aguas abiertas, por donde sus delfines entran y salen a mar abierto una vez por semana.

Allí podrá nadar con delfines y ver otras especies marinas propias de esta región. La entrada puede ir desde los USD 17,50 por adulto, más las atracciones en las que desee participar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)