5 de octubre de 2017 00:00

La cultura ancestral del pueblo afro se evoca durante este mes

Tertulias radiales como las que se organizan en Radio Caribe se realizarán durante todo este mes. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Tertulias radiales como las que se organizan en Radio Caribe se realizarán durante todo este mes. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 2
Marcel Bonilla
Redactor
(F-Contenido Intercultural)

La marcha de las antorchas fue una de las primeras actividades que se realizaron para celebrar el mes de los afroecuatorianos en Esmeraldas. Su organización estuvo a cargo de las cuatro escuelas que forman parte del proyecto piloto de etnoeducación en la provincia.

Esta marcha representa el traspaso de los saberes entre el pueblo afroecuatoriano y también es una forma de recordar la salida de los africanos desde su continente.

En la marcha participaron cerca de 250 estudiantes, quienes portaron antorchas hechas con caña guadúa y una mecha de tela con diésel.

El pueblo afroecuatoriano festeja todo el mes de octubre, según el decreto del Congreso Nacional emitido en 1997. En ese año se dispuso una celebración por esta etnia durante el primer domingo de octubre.

En las unidades educativas que participaron de este acto se recuerdan a diario otras tradiciones del pueblo afro como el canto de arrullos, décimas, poesías, algo de historia y gastronomía ancestral.

Esos conocimientos se intercambian en las entidades Walter Quiñónez Sevilla, César Névil Estupiñán, 15 de Marzo y Ricardo Paredes.

Los temas que se imparten a los estudiantes se preparan en una mesa técnica en la que participan 45 maestros afros. Allí se planifican las metodologías para la enseñanza de estas prácticas ancestrales.

Leni Bennet, vicerrectora del establecimiento César Névil Estupiñán, explica que en esa mesa también planifican cómo abordar temas como las creencias religiosas ancestrales entre los estudiantes. Algunas de ellas ya se difunden en las aulas como la adoración a santos como la Virgen del Carmen o San Martín de Porres.

Tulio Ayoví, uno de los estudiantes, dice que en un año aprendió sobre el valor de la música afro y sus personajes. “Han sido talleres en los que he conocido desde la llegada de los negros hasta cómo se corta la chonta para elaborar las tradicionales marimbas”.

Esmeraldas es una de las provincias que participa con 11 escuelas para la enseñanza de la etnoeducación, un proyecto establecido a través de un acuerdo ministerial.

Se estima que en Esmeraldas hay 51 000 estudiantes afros que no han recibido este tipo de educación, según Carlos Obando, del Comité de Desarrollo de Borbón.

Al proyecto de la etnoeducación se suman agrupaciones como Cimarrón, Colectivo de Mujeres Afros y Diversas, entre otras.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)