4 de June de 2012 00:03

Tres talladores de San Antonio de Ibarra fueron a un mundial

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

La destreza de los talladores de San Antonio de Ibarra estuvo presente en Alemania. El equipo integrado por Ricardo Villacís, William Echeverría y Pablo López representó al Ecuador en el Campeonato Mundial de Escultura con Motosierra, Huskycup 2012.

Cinco delegaciones, dos de EE.UU., una de Europa, una de Ecuador y un equipo femenino de varios países participaron de este torneo de arte que se desarrolló en Alemania.

Durante ocho días, cada grupo esculpió la figura de un caballo con su respectivo jinete. Esas obras fueron inspiradas en una tradición germana sobre la partera Marta Sabine Ebert.

Durante la competición no tuvieron restricciones de tiempo en la elaboración de la pieza principal. En el primer día armaron el taller y prepararon la materia prima para la escultura: madera de roble. Los ecuatorianos esculpieron la figura del Caballero Lukas.

Según William Echeverría, el caballo de la obra asignada mide 1,50 m de altura, mientras que el personaje, 1,65 m.

La bandera ecuatoriana flameaba junto a los pabellones de los cinco países participantes. El bramido de las máquinas inundaba el aserradero portátil, mientras que de las grandes trozas de madera iban apareciendo las figuras mitológicas.

Ricardo Villacís, escultor radicado en Alemania desde hace 15 años, fue el nexo para que los artistas ecuatorianos estuvieran presentes en esta cita mundial. “Esta técnica, que utiliza la motosierra, la iniciaron los leñadores de Europa que buscaban recrearse mientras realizaban la extracción de madera en los bosques”.

Esta modalidad de trabajar la madera también llegó a San Antonio; pues durante la Semana Santa se realizó un torneo internacional. Este fue el preámbulo para la participación en el exterior de los ecuatorianos. Echeverría, un tecnólogo mecánico, se entrenó para la competencia durante dos meses en el taller del artista Ángel Zamora, ubicado en la provincia de Santa Elena.

En ese espacio esculpió con la sierra eléctrica varias esculturas de tamaño natural. “Fueron jornadas extenuantes porque trabaja 10 horas diarias para acondicionar mi técnica”.

En tanto, Pablo López estuvo en Manizales, en Colombia, en donde hizo tallas en vivo en un parque de esa localidad. La última semana antes de viajar fue al Parque Yasuní, en el oriente ecuatoriano, para hacer tallas de animales para una hostería estatal.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)