25 de November de 2012 00:01

Una publicación con el patrimonio sonoro franciscano de la capital

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

Con un total de 172 páginas, ‘Memoria Musical Franciscana’ se ha convertido en la primera publicación que recoge, a manera de banco de datos, partituras escritas entre finales del siglo XIX hasta mediados del XX por frailes que habitaron en la capital.

Walter Verdesoto, miembro de la orden religiosa y director de este proyecto, comenta que lo importante de este libro ha sido “traer al presente todo este bagaje musical que ha desarrollado dentro de los muros del convento máximo de Quito”.

La publicación está dividida en tres partes: Músicos y compositores franciscanos; Cantantes y compositores ex franciscanos; y CD Memoria musical franciscana. Mientras que los dos primeros son un acercamiento a la vida y composición de religiosos como Francisco María Alberdi, Enrique Pesántez, Agustín de Azkúnaga (creador de la parte musical del Himno de Quito), entre otros. La última sección cuenta con una reseña de las piezas que forman parte de la producción discográfica que acompaña a este libro.

“Una de las cosas que han sido tomadas en cuenta al momento de poner en marcha este proyecto es el registro de nuestra música franciscana”, comenta Verdesoto. El disco, con 14 temas, se encuentra bajo la dirección musical del maestro Claudio Jácome.

Armando Carrera, melómano quiteño con afición a la música sacra, encuentra esta publicación “como un acierto para revitalizar a la ya desaparecida escuela franciscana ecuatoriana”. Para él, el tener estas composiciones a la mano es una mezcla de emociones. Por una parte se halla el “regocijo de volver a escuchar las tonalidades del siglo XIX”. Pero a la vez siente una “pena por saber que en la actualidad no existen religiosos en el país cuya música logre salir de los muros de un convento o iglesia”.

Entre los principales atractivos de esta publicación están las varias reproducciones con puño y letra de sus creadores. Así, por ejemplo, la Misa de Navidad de Francisco María Alberdi es una de las obras que forman parte de este catálogo.

Pero la venta de estas publicaciones no es lo único nuevo. Para los próximos meses, Verdesoto apunta que existe la posibilidad de realizar conciertos con estas partituras. Así, explica, se completa una de las metas trazadas por los frailes Fernando Peñaherrera y Raúl Pinto (quienes llevan 12 años investigando estas composiciones): mostrar que la música franciscana no es un pasado olvidado, sino un presente que logra entrar en armonía con otras creaciones que mantienen ese aire sacro y solemne.

Más sobre el libro
Según Verdesoto,  los temas que forman parte de esta publicación mantienen las características propias de la música franciscana. A saber:  profunda,  elegante y solemne.

En la tradición franciscana   ha  sido recurrente este acercamiento con la música. De hecho, desde  que comienza la vida del convento quiteño, fundado por  fray Jodoco Ricke en 1535, una de las líneas de evangelización de esta comunidad fue a través del arte y la cultura.

A razón del director   del  proyecto, se han encontrado más de 1 000 partituras de puño franciscano. Apunta que el período escogido para esta publicación responde a la edad de oro del centro religioso capitalino.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)