11 de December de 2011 00:04

Un paseo a colores por Wynwood Walls

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Hay maneras de recuperar lugares de los que nadie, o muy pocos, quieren saber nada. Una de ellas es a través del arte. Y no solo funciona, sino que puede llegar a abducir a quienes se atrevan a pasar por allí desprevenidos...

Eso fue lo que pasó con Wynwood Walls (WW), en una de las zonas más venidas a menos de Miami. En el 2009 a Tony Goldman, conocido por ser un talentoso regenerador urbano, se le ocurrió transformar las enormes paredes de las bodegas y galpones de la zona en lienzos para artistas urbanos y grafiteros, de Miami y de cualquier lugar del mundo. Además, algo raro en Miami, la apuesta de Goldman busca propiciar un ambiente donde la gente quiera –y pueda– caminar.

La celebridad de la zona ha atraído a grandes exponentes del género; por nombrar a algunos: Os Gemeos, Ara Peterson, Invader, Kenny Scharf o Clare Rojas (sus trabajos están en Google, búsquenlos, son increíbles). También a curadores como Jeffrey Deitch o gente con mucho éxito en el medio como Meghan Coleman o Medvin Sobio.

En una especie de parque cerrado, los colores y el virtuosismo que evidencian los trazos atrapan al instante la mirada; pero más que nada las temáticas. Los murales parecen estar gritando acerca de la polución que aqueja al mundo o algún otro problema de alcance planetario. No todos son de denuncia, muchos más inventan mundos. Una vuelta, ya sea por el parque o por las paredes de las cuadras aledañas a este implica tener una experiencia onírica y refrescante. Como todo arte, este pintado en la calle tiene la capacidad de dejar el alma inquieta.

Y si ver Wynwood Walls no está en sus planes, recorrer algunos sitios de Quito puede darle una idea de un arte urbano interesante y retador que también está naciendo en esta ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)