17 de June de 2012 14:26

La obra 'Desaparecer' abrió El Tercer Encuentro Internacional de Cantautores

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El telón se abrió. Una niebla blanca se deslizó por el vació hasta envolver  al público. En el escenario, la silueta de un piano y una mujer con vestido blanco, sentadada frente a él. Una calma expectante se rompió cuando la voz de un hombre comenzó a exponer la vulnerabilidad humana. El vértigo fue llenando poco a poco el ambiente.

‘Desaparecer’ es el nombre de la obra, escrita y dirigida por el español Calixto Bieito, presentada en el marco del Tercer Encuentro Internacional de Cantautores en el Teatro Nacional Sucre los días 15 y 16. La obra fusionó actuación y música en una adaptación de los textos del escritor inglés Edgar Allan Poe: ‘El gato Negro’, ‘El Cuervo’, ‘El demonio de la perversidad’ en la traducción de Julio Cortázar.

Desaparecer fue, también, lo que muchas personas quisieron hacer mientras la obra transcurría. Juan Echavone fue el encargado de darle vida a la estremecedora y escalofriante voz narrativa de los cuentos de Poe. Le dio una cara y un tono a ese miedo que irresistiblemente nos vuelve humanos. Esta actuación fue acompañada por la música original de Maika Makovski, con su dulce pero potente voz y el piano.  

Echavone llevó al público hasta el borde del abismo, hasta esa delgada línea que separa la locura estridente y el conformismo silencioso. Su gestualidad, los jadeos y los gritos llenaron en ambiente.

Por su parte, Makovski con su rostro impávido, en un lugar donde ya no puede sentir o expresar emociones.

La figura femenina, con su música delicada, su vestido blanco y puro, contrasta con la aspereza de lo masculino que se retuerce en el dolor de la vida. La muerte representa la única opción de libertad del espíritu para volver a encontrarse con la amada.

El escenario, con una perspectiva de profundidad tragó la figura de Echavone, presa de la angustia. Las paredes grises representaban una prisión, tal vez en la que todos alguna vez quedan atrapados al luchar contra sus instintos de perversidad, de mal.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)