17 de December de 2010 00:00

‘Nuestra Muestra’ agrupa trabajos de varias generaciones

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil

Los miembros de la Casa de la Cultura presentan ‘Nuestra Muestra’, una exhibición que abarca a 38 artistas de diversos estilos. Cada autor cuenta con un trabajo. Hay siete esculturas y 31 pinturas en exposición.

La muestra está abierta en la pinacoteca de la entidad (9 de Octubre y Pedro Moncayo, en el primer piso). La curaduría está a cargo de Robin Echenique y María José Félix. Echenique es el encargado del área de artes plásticas de la Casa. La muestra cierra el año de exhibiciones de esta entidad.

La obra de artistas jóvenes, desde los 20 años, y de artistas experimentados está exhibida. Entre los de mayor trayectoria está Miguel Yaulema. “Lo destacable de la exhibición es la reunión de artistas que trabajan en Guayaquil y pueden hacer un balance de su producción”, asegura el pintor de 72 años, quien expone su trabajo Amor en subjuntivo.

La característica común de las obras es que debían ser de carácter figurativo, es decir, tenían que mostrar formas.

Alemania Guarderas, por ejemplo, presenta la obra Flores y uvas; Coca Gil Loor, expone su cuadro titulado Mariposas en su vuelo ancestral. Entre las esculturas se destaca Amantes resina, del artista Hans San Andrés.

Entre las más jóvenes expositoras está María José Félix, con su trabajo Olor a cacao (díptico), que comprende tres escenas de la recolección de este producto. “Ha costado trabajo llegar a un equilibrio entre lo tradicional y lo contemporáneo. Cada obra responde a la etapa que vive el artista, pero logramos una imagen heterogénea del arte en la ciudad ya que mostramos todas las propuestas simultáneamente”, explica esta pintora de 33 años.

Otros trabajos destacables incluyen la plumilla de Peter Mussfelt denominada Hombre planta; o la pintura en acrílico, fibra vegetal y cartón prensado de Rodolfo López Vargas, llamada El santo de los migrantes.

Echenique, director de la Pinacoteca, explica que esta exhibición, creada en 1993, trata de ser un espacio para las artes plásticas “democrático y pluralista”.

“Queríamos reunir obras en un solo sitio para que se vean diferentes técnicas”, añadió.

Jaime Villa, otro de los consagrados, presentó un cuadro llamado Una flor simplemente hermosa. El artista coincide en que lo mejor de la muestra es tener la oportunidad de encontrarse con colegas artistas de la ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)