9 de January de 2011 00:00

Una muestra realizada a partir de un viaje de carretera ecuatoriano

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Cuatro artistas son parte de la muestra El vacío del espacio no tiene lugar. En ella se exhiben cinco trabajos, cuyo objetivo es mostrar las similitudes que existen entre Guayaquil y Quito. Julia Rometti (francesa), Santiago Reyes, Víctor Costales y Juan Carlos León, son los expositores de la exhibición.La exposición se realizó el pasado 5 de enero en Guayaquil, y este viernes en Quito. En el puerto se realizó en la galería Espacio Vacío; en la capital en No lugar. De ahí el juego con el nombre.

La historia de esta exhibición comienza con Reyes, Costales y Rometti, quienes viven en París, Francia. En el caso de la francesa, nunca había estado en el país. Reyes y Costales (ambos quiteños) no habían coincidido en sus visitas hasta ahora.

Así, aprovechando el viaje, se unieron al guayaquileño León para intentar una muestra experimental que reúne y refleje la diversidad de las ciudades más grandes del país, y sobre todo, el recorrido, el viaje de carretera y su riqueza de imágenes.

“Apenas llegamos y nos dimos cuenta que coincidíamos por primera vez en el país. Decidimos que teníamos que hacer una exposición, un proyecto en conjunto ”, asegura Rometti.

La obra ‘Sin nombre’, por ejemplo, es un reflejo de ese viaje. Es un trabajo en conjunto entre Víctor Costales y Julia Rometti (quienes están casados), que durante su viaje desde Quito (salieron el 3 de enero) a Guayaquil, recogieron hojas secas del camino.

Estas fueron usadas para un collage que se instaló en el sitio de la exposición. Allí también se exhibieron trabajos de los otros artistas. Santiago Reyes, por ejemplo, presentó una lámina dibujada con lápiz labial.

La idea -explica Reyes- era usar la trayectoria en carretera como un espacio de unión. “Las obras no son las mismas. Las que se presentan en Guayaquil no serán las mismas que en Quito”.

Rometti en cambio, propuso una proyección denominada ‘Nova Paraíso’. Se trata de un video a partir de una colección de postales de todo el mundo.

Luego se las recortó y se les dio una forma en las que lo local choca con la globalidad. “Las ciudades cambian mucho. Hay cosas diferentes entre Guayaquil y Quito, pero también hay cosas de la globalización en ambas ciudades”, expresa.

La suya es una propuesta que plantea “si el fin de la naturaleza es el principio de la civilización, o el fin de la civilización por la naturaleza”, reflexiona la artista.

Víctor Costales, por su lado, con su obra ‘El otro de los otros es siempre otro’, reúne pepas de aguacate secas, recogidas durante el trayecto que hicieron desde Quito.

De diferentes tamaños, buscan mostrar cómo a pesar de las diferencias entre las dos ciudades, hay un fondo de similitud.

Finalmente León propone una grabación de audio, en la cual se escucha varias negaciones a creencias que se tiene en las urbes. La muestra no tiene un curador definitivo. Los 4 decidieron qué se mostraba en la exhibición.

Los trabajos que se presentaron en Quito, son diferentes, al final, se trata de otro viaje y vivencias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)