29 de May de 2012 00:03

Las marionetas de Zafra asombraron por su realismo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Fueron siete los personajes memorables que presentó el titiritero español Toni Zafra en su obra ‘Fragmentos’ en el duodécimo Festival de Títeres con Bombos y Platillos. La obra estaba constituida por una muestra de pequeños actos circenses que mostraron las habilidades físicas de los personajes.

El acto abrió con un pequeño gorila blanco travieso e irreverente. Corría por el escenario, paseaba curiosamente y enseñaba sus dientes mientras analizaba a uno que otro niño sentado en la fila delantera. La actuación demostró un despliegue real de la animalidad del pequeño personaje.

También estuvo un chino malabarista que entró al escenario y con una sonrisa que contagió a todos la chispa alegre y saltarina de su baile. Su acto de equilibrismo con dos bolitas de colores arrancó risas, aplausos y admiraciones.

Una hermosa contorsionista sedujo con su movimiento y su flexibilidad. Entró en brazos del titiritero y fue creando una atmósfera de suspenso antes de demostrar sus habilidades.

Y así se fueron sumando, uno a uno, varios personajes del mundo del espectáculo. Cada uno tenía una personalidad propia que cautivó al público: una geisha que deleitó a todos con su baile de abanicos, un payaso equilibrista, una calavera que bailó al ritmo de una canción de salsa.

Finalmente, el público tuvo la oportunidad de adentrarse en el ambiente bohemio del espectáculo, con un tono filosófico, gracias al diálogo con Federico, “una personita” que, sentado en su sillita de madera, mostró su impaciencia por las preguntas del público, algunas le causaron risa. Al final, explicó, con un poco de cinismo, que solamente los malos triunfan en este mundo.

La emoción del público fue causada, más que por el pulcro y complejo manejo de las marionetas por parte de Zafra, por el despliegue de energía y por la personalidad de cada una de “las personitas” que se presentaron en escena.

Aunque era asombroso observar todos los mecanismos utilizados y creados por Zafra, y su habilidad de mover a cada títere para recrear con precisión varios movimientos correspondientes a una persona, la figura del titiritero se desvaneció entre los telones: lo único que existía para el público eran estos hábiles pequeños seres.

Más funciones

No se pierda  la última función del XII  Festival de Títeres con Bombos y Platillos   será esta noche, a las 19:30,  en la Sala Demetrio Aguilera Malta de la Casa de la Cultura.
 
El grupo ecuatoriano Titiritainas presentará  su obra ‘De cómo Vladislao XXV llegó al barrio de San Juan’.
 

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)