12 de May de 2012 12:08

Luciano Andrade Marín presenó el libro "Viaje a las misteriosas montañas de los Llanganati"

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 7

Un libro sobre una antigua expedición ítalo-ecuatoriana hacia las montañas de los Llanganati, en busca de un tesoro presuntamente escondido por Atahualpa, el último gobernante del Imperio inca, fue presentado por la embajada italiana en Ecuador y el Municipio de Quito.

Según la leyenda Rumiñahui, unos de los generales del inca Atahualpa, escondió en lo que ahora es el Parque Nacional Llanganates parte de las riquezas en oro y plata que fueron recogidas por todo el imperio como rescate para que el inca fuera liberado.

El libro, escrito por el científico ecuatoriano Luciano Andrade Marín, se llama “Viaje a las misteriosas montañas de los Llanganati. Expedición Italo-Ecuatoriana Boschetti-Andrade Marín: 1933-1934” La obra “narra la expedición que realizaron dos aventureros italianos y un científico ecuatoriano hacia las montañas de los Llanganati para buscar el tesoro de Atahualpa, pero también para explorar esa parte del Ecuador que era muy poco conocida” , dijo a ANSA el embajador italiano, Gianni Piccato.

Se trata de la tercera edición del libro, que fue publicado por primera vez en 1936 y luego reeditado en los años 70.

Según el embajador, “hace unos años surgió la idea de rescatar esta realidad bibliográfica con el fin de redescubrir la historia de este país y explicar y resaltar los lazos que existen entre Italia y Ecuador”. La obra tuvo esta vez una edición de lujo realizada con el apoyo del Instituto de Patrimonio del Municipio de Quito.

Cuenta con 330 páginas de narraciones y detalles científicos de la expedición, así como gráficos y fotografías.

La expedición fue llevada a cabo por el italiano Tullio Boschetti Tomat (Tricessimo, 1916-1989) junto con el italiano Humberto Re y el ecuatoriano Luciano Andrade Marín.

Boschetti, quien llegó a Ecuador a los 20 años, se convirtió en uno de los primeros industriales del país, montó numerosas fábricas, entre ellas la de aceites y jabones “Estrella Blanca”. Como amante de las aventuras y tras escuchar sobre el tesoro de Atahualpa, realizó casi 30 expediciones a las montañas de los Llanganati, una de ellas con Andrade Marín.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)