Lars Kepler alimenta el 'boom' de la novela sueca

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Madrid. EFE

Entre los casos de cono­cidos secuestros, como los de Natasha Kampush o Elisabeth Fritzl, el autor sueco Lars Kepler encontró la motivación para escribir 'El hombre de arena', una novela que bebe de estas "tragedias de la vida real" para crear un thriller de perso­najes infiltrados y misterios sin resolver.

Kepler, quien fue bautizado como el nuevo Stieg Larsson, continuando así con el 'boom' de la novela negra sueca, que estalló hace unos años, esconde detrás de sí a los nombres Alexander Ahndoril y Alexandra Coelho Ahndoril, un matrimonio de autores que se unieron para escribir, a cuatro manos, la saga protagonizada por el detective Joona Linna e iniciada por 'El hipnotista'.

En esta cuarta entrega, precedida también por 'El contrato' y 'La vidente', la pareja reconoce haber creado "su personaje más terrorífico", Jurek Walter, un psicópata encerrado por sus crímenes en un módulo de alta seguridad, el cual ha surgido de "sus miedos más profundos", como ha confesado Ahndoril en una entrevista.

"Hicimos una extensa investigación sobre asesinos en serie y secuestradores, y ahondar en esa crueldad y en esa horrible falta de compasión fue una parte del trabajo realmente desagradable", señala el autor, quien ha dado forma junto con su compañera a un peculiar Hannibal Lecter, frío, manipulador y con el poder de causar terror con su mera presencia.

Con 'El hombre de arena' (Planeta), los autores vuelven a desarrollar la historia alrededor del detective Joona Lina, un "héroe solitario" que en esta ocasión tendrá que "enfrentarse con su pasado" con la reapertura de uno de sus antiguos casos, motivada por la inesperada aparición de un hombre que fue secues­trado en su infancia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)