19 de June de 2010 00:00

José Saramago, el escritor que cuestionó a Dios

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Madrid,

‘No soy un pesimista, sino un optimista bien informado”. Esa era la definición que de sí mismo hiciera el escritor portugués José Saramago, quien, además de ser uno de los mejores autores de este siglo y del pasado, estuvo comprometido con ideales de izquierda.

Saramago falleció ayer a los 87 años en su casa de Tías, en la isla española de Lanzarote.Comunista convencido, sufrió la persecución en su país del régimen dictatorial de Antonio de Oliveira Salazar. El autor de ‘El año de la muerte de Ricardo Reis’ fue crítico de una sociedad cuyas desigualdades no se cansó de denunciar. Su última causa fue la defensa del juez español Baltasar Garzón, quien será juzgado por presunta prevaricación en su investigación de los crímenes del franquismo.

También llamó al presidente de EE.UU, Barack Obama, a acabar con Guantánamo y con el bloqueo a Cuba. Y tomó distancia del Régimen de la isla después de la detención, en el 2003, de 75 disidentes.

E compromiso político y social de Saramago, convertido en una bandera de la antiglobalización, también le trajo opositores. Así, motivó durísimas críticas cuando, en una visita a Ramalá, comparó la política de Israel en los territorios ocupados, con los campos nazis de Auschwitz y Buchenwald. No se retractó.

Causó también revuelo en su país, al sugerir en una entrevista que Portugal debería incorporarse territorialmente a España y formar una nación que podría llamarse Iberia. Es una idea que ya tocaba en su libro ‘La balsa de piedra’, el primero en ser adaptado para el cine (en el 2008 se trasladó al cine ‘Ensayo sobre la ceguera’, su novela más conocida, ver recuadro).

En Portugal, la propuesta le valió críticas que lo calificaban de traidor a la patria, sobre todo porque el Premio Nobel 1998, casado con la traductora española Pilar del Río, 28 años más joven que él, llevaba casi dos décadas viviendo en España.

Allí emigró en 1993, un año después de que el entonces Gobierno conservador de Portugal vetara la candidatura de su séptima novela, ‘El Evangelio según Jesucristo’, al Premio de Literatura Europeo por considerarla blasfema. Saramago, ateísta, describió en su libro a Cristo como una persona común que llega a dudar de su fe. “Si esto hubiese ocurrido durante la dictadura de Salazar, lo habría entendido. Pero así, en tiempos de democracia, lo consideré humillante”, dijo, antes de, decepcionado y triste, abandonar su país.

Nacido el 16 de noviembre de 1922 en el seno de una familia humilde en el pueblo de Azinhaga, cerca de Lisboa, Saramago se dedicó de lleno a la literatura cuando ya rondaba los 40 años.

Este escritor de abuelos labradores y padre policía nunca contó con los recursos para terminar el bachillerato o comenzar una carrera universitaria. Después de abandonar el colegio trabajó como cerrajero mecánico, dibujante técnico, funcionario público, empleado en una editorial y periodista.

En 1966 aparecía su primera obra, ‘Los poemas posibles’. La fama le llegó en la década de los ochenta con novelas como ‘El año de la muerte de Ricardo Reis’ y ‘Memorial del Convento’ de marcada temática histórica.

Su última novela, ‘Caín’, desató indignación en Portugal, por lanzar ataques contra Dios, la Iglesia Católica y la Biblia. En el fondo seguía siendo el niño al que retrató en ‘Las pequeñas memorias’, libro que comprende el período entre los cuatro y los 15 años: “Esa fue la etapa que me marcó. De alguna forma sigo siendo un campesino”.

2006 ‘Las pequeñas memorias’

Una narración que recoge las vivencias del autor desde los 4, hasta los 15 años. “He hecho memorias de niño, y me he sentido niño haciéndolas”, declaró Saramago.

1984 ‘El año de la muerte de Ricardo Reis’

Un relato que trae a la vida a uno de los heterónimos del poeta luso Fernando Pessoa, Ricardo Reis. Ambos entablan un diálogo en una etapa crucial para Europa.

1991 ‘El Evangelio según Jesucristo’

Una biografía paralela a la del Cristo bíblico, en la que el personaje se aleja de la divinidad y se muestra más cercano al ser humano. Es un texto cuestionador.

1995 ‘Ensayo sobre la ceguera’

 

Una epidemia que condena a una ciudad a la ceguera blanca se propone como metáfora de los conflictos sociales en la actualidad. Es un reflexión sobre la ética, la solidaridad...

2000 ‘La caverna’

El texto retoma el mito platónico para construir un relato que critica el consumismo y el desarrollo de un mundo industrializado que no valora la vida humana. Una familia de alfareros es la protagonista.

2009 ‘Caín’

El autor hace una relectura del Antiguo Testamento y carga otra vez contra la religión. Aquí, se presenta a Dios como el autor intelectual del asesinato de Abel, pues despreció el sacrificio que Caín ofreció.

Reacciones

JL Zapatero, Pdte. de España

‘Tuvo una mirada compasiva y lúcida’

“Los españoles lloramos hoy a Saramago como a uno de los nuestros (...) enriqueciéndonos con su mirada compasiva y lúcida. Esta balsa de piedra que él cantó, la que une más allá de fronteras a España y Portugal, siente la pérdida de una de sus voces (...) más preocupadas por lo humano”.

Ernesto Cardenal, poeta

‘Era un defensor de las buenas causas’

“Lamento mucho su muerte como todo el mundo. Era un gran escritor, merecedor como pocos del gran Premio Nobel, pero además un bello ser humano, un comunista profundamente honesto, defensor de todas las buenas causas, un hombre humilde. Y conmigo fue muy cariñoso”

Gioconda Belli, poeta

‘Apuntó a los males que nos aquejan’

“Siento como si la garganta poética del mundo hubiese perdido una de sus cuerdas vocales. Saramago abrazó con su literatura el corazón confundido de esta generación post-guerra fría, y con una ironía sin puñales, una ironía dulce pero afilada, apuntó a los males que nos aquejan como especie en estos tiempos: la ceguera, la indiferencia, la duplicidad, la vacía religiosidad”

C. Caffarel, del I. Cervantes

‘Se preocupó por las causas sociales’

“Fue el más firme heredero de una larga tradición: el iberismo portugués. Y pocos como él han amado y conocido tan profundamente nuestras dos culturas. Fue un escritor arriesgado y sin concesiones, que supo mirar con su agudo sentido crítico muchas de nuestras llagas: la muerte, las guerras, los abusos del poder”.

Sergio Ramírez, escritor

‘Tenía una sonrisa dulce y algo irónica’

“Fue un amigo entrañable, de sonrisa dulce y acogedora, un tanto irónica siempre, viejo rebelde con causa que me hará tanta falta. (...) En una época en que ‘ compromiso’ ha perdido todo su significado, él se lo siguió dando, haciéndonos recordar que detrás de las palabras del escritor hay una responsabilidad con lo que se dice y con lo que se hace”.

Los que se dice en Twitter sobre la muerte de José Saramago.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)