14 de December de 2011 11:30

Antes indiferente, Francia se rinde al encanto de las comedias musicales

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

“La novicia rebelde”, “Cabaret”, “Mamma mia”, “Sherazade”: las comedias musicales seducen cada vez más a los franceses, que hasta hace poco permanecían indiferentes, y hasta alérgicos, al encanto de este género que atrae a decenas de millones de personas en Nueva York y Londres.

“¿Será que este enamoramiento de los franceses con las comedias musicales tiene algo que ver con la crisis?”, se preguntó en una entrevista con la AFP Laurent Bentata, director comercial de la firma Stage Entertainment France, que produce espectáculos en Francia y también en España y otros países europeos.

“Es cierto que el sector del espectáculo nunca ha funcionado tan bien como en periodo de crisis económica”, señaló Bentata en una entrevista en su oficina contigüa al Teatro Mogador, donde se presenta “Mamma mia”, que recién se estrenó en Madrid, con entradas agotadas hasta marzo próximo.

“Es porque la gente necesita más que nunca divertirse y olvidar un poco el ambiente alicaído que la rodea”, destacó Bentata, cuya empresa está actualmente produciendo “Sister Act” junto con Whoopi Goldberg, la actriz de la película que arrasó en las taquillas en 1992.

“Necesitan espectáculos que los emocionan y los hacen sentirse bien, alegres, optimistas, al menos por unas horas”, agregó Bentata, señalando que “Mamma mia” conquista París desde hace 14 meses, después de haber atraído a más de 40 millones de espectadores en el mundo.

Asimismo, “Cabaret”, que se presenta desde hace varias temporadas en el Teatro Marigny, se prepara para partir en enero en gira por toda Francia.

Y en el teatro Châtelet, gran templo de la música parisina, “La Novicia rebelde” es recibida todas las noches con ovaciones de pie, mientras los cuentos de “Las Mil y una noches” se han tomado durante un mes el teatro Folies Bergère, donde “Sherazade” se presenta en francés.

Este proceso de seducción de los franceses, que empezó hace unos cinco años, ha sido lento, paulatino, pero ahora parece imparable, señaló Bentata, que reconoció que uno de los instigadores ha sido Jean Luc Chopin, el director del teatro Châtelet.

Chopin ha traído a su teatro, desde el 2006, algunos de los grandes clásicos de Broadway, como “Show Boat”, “West Side Story” y “My Fair Lady”, que ha presentado en inglés con subtítulos.

Esas obras le ganaron el nombre a este teatro de “Broadway sobre el Sena”.

Las entradas están casi agotadas para “La Novicia Rebelde”, la popular comedia musical de Richard Rodgers y Oscar Hammerstein que se volvió un exitoso filme, con Julie Andrews en el rol de Maria, y que se estrenó la semana pasada, hasta el primero de enero.

La pieza -que transcurre en Austria, en el periodo de la anexión nazi- fue creada por primera vez en Francia en 2009 en su versión original, y ahora ha vuelto, con un elenco nuevo.

La puesta en escena, del español Emilio Sagi - que da un rol protagonista a las montañas austriacas - acentúa la dimensión política de la obra, como cuando unos soldados nazis irrumpen en el teatro, tomando a los espectadores casi como rehenes.

El capítulo musical de “La Novicia rebelde” está a cargo del jefe de orquesta y compositor estadounidense Kevin Farrell, que ha dirigido “Cats” y “Peter Pan” en Broadway, y que destaca que la producción parisina es “la más fastuosa” que jamás se haya hecho de esta pieza.

Según él, eso se debe a que en Broadway “la lógica comercial es más fuerte que la artística”. Por eso “es en París que la comedia musical estadounidense adquiere sus cartas de nobleza”, concluyó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)