26 de June de 2010 00:00

Una forma lúdica de aprender la ciencia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cultura

Aprender ciencia de manera didáctica e interactiva sí es posible. Eso precisamente ofrecen a los niños y adolescentes cinco museos de ciencia en Quito.

Conocer sobre el funcionamiento del cerebro y cuántas neuronas habitan en el, les tomará solo 60 minutos. Ese mismo tiempo invertirán en conocer el número de animales vertebrados e invertebrados que viven en la capital ecuatoriana.

También podrán conocer a los animales que habitaron en la Era del Hielo. Las réplicas de esos ejemplares se exhiben en el Museo Interactivo de Dinosaurios. Allí, observarán desde un tigre colmillos de sable hasta un mamut de 15 metros de altura. La mayoría de esas réplicas tienen movimiento y sonido, generando un conocimiento dinámico.

Las exposiciones en los museos están a cargo de un guía o mediador especializado.

 Museo Interactivo de Ciencia

En ese lugar los niños recibirán una charla relacionada al funcionamiento del cerebro, sus características fisiológicas y anatómicas. En la sala La Mente los visitantes también conocerán sobre la motricidad, la percepción, el movimiento y la coordinación. Además, a través de varias ilusiones ópticas, los niños pondrán a prueba los conocimientos adquiridos.

En la sala Guaguas, en cambio, los niños de entre tres y ocho años tendrán un acercamiento con la naturaleza en su estado natural y con la que ha sido intervenida por el hombre. Mientras tanto, en la sala Quito Interactivo toda la familia podrá observar una gran maqueta de la ciudad. La entrada para adultos cuesta USD 3. Los niños pagan USD 1.

Ubicación: Sincholagua y av. Pedro Vicente Maldonado.

Horarios: de miércoles a domingo, de 09:00 a 16:00.

 Vivarium Quito

Una divertida experiencia vivirán los niños y niñas que visiten la muestra permanente de reptiles y anfibios vivos, en el parque de La Carolina, junto a la Cruz de Papa. A través de esa exhibición pública los visitantes se enterarán de las múltiples amenazas que enfrentan esos animales. Además, conocerán su historia y su importancia dentro del ecosistema.

Las charlas que imparten los guías tienen por objetivo contribuir a eliminar los temores y creencias erróneas que tienen los observadores, en especial, sobre las serpientes. Después del recorrido, que dura cerca de 45 minutos, los mediadores exhiben a los visitantes una boa de la Costa ecuatoriana. Los niños reciben una charla de cómo alimentarlas y mantenerlas aseadas. También pueden acariciarla y hasta tomarse una fotografía con ese reptil.

Ubicación: av. Amazonas

Horarios: de martes a domingo, de 09:30 a 17:30.

Costo: USD 3 adultos y 2 niños.

 Museo Interactivo de Megabestias

Réplicas de dinosaurios de 15 metros de altura, mamuts y tigres colmillos de sable pueden ser vistos en ese centro de diversión, ubicado también en el parque de La Carolina. Allí, los guías, acompañados de una grabación, relatan el momento en que esos ejemplares aparecieron en la tierra.

Las réplicas fueron elaboradas a base de esponja y pintura multicolor. Varias de esas réplicas tienen movimiento y sonido, que permite la interacción con los visitantes. El mamut, por ejemplo, eleva sus dos patas delanteras, mientras que por la trompa emana agua, previamente colocada en un recipiente por uno de los guías. En ese lugar, los visitantes pueden fotografiarse con esos ejemplares y adquirir réplicas en miniatura. Los alumnos de las escuelas deben reservar su cupo con tres días anticipación.

Ubicación: av. De los Shyris

Horarios: sábados, domingos y feriados, de 10:00 a 18:00

Costo: USD 2 niños.

Museo de Ciencias Naturales

En ese lugar los visitantes podrán observar varios ejemplares disecados. Entre ellos un oso panda, un cóndor, una llama y un papagayo. También se exhibe un esqueleto de una orca y la piel de un inmenso cocodrilo. En otra sala se muestra una colección de animales invertebrados, también disecados.

Allí, junto a una urna colgada en una pared reposan mariposas de varios colores y escarabajos. Mientras tanto, en la sala de paleontología, los visitantes observarán el cráneo de un mastodonte, con unos colmillos que miden cerca de 3 metros. Igualmente se exhibe el hueso de una pata de cinco metros de altura. Ese animal vivió en la era cuaternaria. Además, en esa sala reposan restos de árboles petrificados; en algunos se observa la huella de un pez y de un inmenso caracol.

Ubicación: parque de La Carolina, av. Shyris.

Horarios: de lunes a viernes, de 08:00 a 16:30.

Antes de iniciar el recorrido lea estos consejos

Cámara de fotos

Con ella conservará un lindo recuerdo de su visita a cualquiera de estos cinco museos.

Protector solar

Recuerde colocárselo antes de iniciar el recorrido, sobre todo en el Jardín Botánico.

La compañía

Los niños deben ingresar a los museos acompañados por un adulto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)