23 de April de 2010 00:00

El festival Así dicen mis abuelos recupera la cultura ancestral

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción Santo Domingo

Otra forma de conservación de la cultura ancestral se puso en práctica en cuatro provincias. Se trata del proyecto Así dicen mis abuelos.

María Fernanda Ortega es la directora de esta propuesta original. Dice que busca recuperar el conocimiento ancestral de comunidades rurales, indígenas y no indígenas en el Ecuador.

fakeFCKRemovePara este propósito, Ortega viajó a distintas regiones del país. Su objetivo fue fomentar el intercambio entre niños y adultos, con el propósito de revivir la tradición oral y de recuperar viejos saberes.

A partir del relato de los adultos hubo talleres de arte en los que estuvieron decenas de niños.

“Estos encuentros generaron productos que se utilizaron para elaborar materiales palpables y lúdicos que revelan la cultura de cada lugar”.

El material producido (cuentos impresos, videos y animaciones) es útil para los niños y los adultos de todas las regiones del país.

En este primer año intervinieron los niños de San Mateo, en Esmeraldas; la comuna Tsáchila de El Poste; también participaron dos comunidades nativas de la Amazonía: Toñanpari, en Pastaza, y la comunidad quichua Shiripuno, de la Amazonía, en Napo.

Ortega estuvo contenta con los primeros resultados de este proyecto. “Hemos publicado tres cuentos bilingues propios de cada comunidad, un paisaje interactivo y un juego didáctico multilingue del cuerpo humano”.

“Para la impresión de uno de los cuentos contamos con financiamiento de University of Kentucky y la Fundación Shoulder to Shoulder Global”.

En el festival Así dicen mis abuelos participaron representantes de cada localidad. Se trata de presentaciones de danza autóctona de las comunidades.

Al mismo tiempo se planifican las fechas para entregar los materiales logrados y fomentar el intercambio cultural.

En Santo Domingo de los Tsáchilas hubo dos presentaciones: el pasado miércoles, a las 16:00, en el Salón de la Ciudad de la Municipalidad, y a las 19:00, en la comunidad tsáchila de El Poste.

En el festival de danza participaron los niños de la Escuela Mixta Bolivia, de San Mateo, Esmeraldas. Ellos bailaron la marimba. Vestían sus trajes tradicionales de color blanco y amarillo.

Además de la danza, los niños recitaron coplas. Rícter Rivas, un chico de 11 años, se ganó al público cuando dijo: Qué bonita rosa/ y mañana es invierno/ dile a tu papá/que quiero ser su yerno.

Otra delegación llegó de Shiripuno (Misahuallí – Napo). Llevaba una vestimenta azul, adornada con semillas naturales como la pepa de San Pedro y chira. También traía adornos de plumas de lora amazónica, papagayo y tucán. Shiripuno se presentó con una danza. Tocaron el violín y guitarra, también instrumentos autóctonos como el guiro, cilíndrico de 40 cm de largo y de bambú.

Los niños de El Poste danzaron el Nepi Noem, que en idioma tsafiki significa Espíritu de la Ayahuasca. Uno de los participantes fue Byron Aguavil, de 15 años. Untó su pelo con achiote (mu) y vestía su mampetsampa, falda de tiras blancas y negras.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)