6 de December de 2012 00:02

Expectativa y controversia, Mo Yan en Estocolmo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0

¿Genial narrador, oportunista político o una compleja mezcla de ambos? La llegada a Estocolmo del chino Mo Yan para recoger el Premio Nobel de Literatura ha desatado una enorme expectación. Ayer se le esperó en la gélida capital sueca.

Más que la pregunta de si Mo Yan vestirá el obligatorio frac ante el rey Carlos XVI Gustavo interesaba cómo abordará -si lo hace- la falta de libertad de expresión en su país. La oportunidad la brinda hoy en la tradicional rueda de prensa y, mañana, el discurso que pronunciará el Nobel.

Sus detractores, como su compatriota y escritor exiliado en Alemania Liao Yiwu, lo acusan de ser un “autor estatal” que representa al sistema comunista. La rumano-germana Herta Müller, Nobel de Literatura 2010, calificó el galardón como una bofetada a todos los que defienden la democracia y los derechos humanos”. La cúpula en Pekín, en cambio, alaba el premio. Según afirma el Ejecutivo, no se trata solo de una señal del avance de la literatura china, sino también de la creciente fortaleza del Estado y su influencia en la vida internacional.

En el 2000, cuando el escritor crítico con el régimen y exiliado en Francia, Gao Xingjian, recibió el Nobel, la Academia sueca fue tildada por los medios estatales de “camarilla de llamados expertos en literatura”. Que Mo Yan, inmediatamente después del anuncio del premio, dijera que espera la liberación de su compatriota y Nobel de la Paz 2010 Liu Xiaobo tuvo reacciones diversas: “Es un paso, pero sigue sin ser suficiente”, dijo su colega Yu Jie, exiliado en Estados Unidos.

Entre las críticas sobre Mo Yan figura que participó en la copia a mano de un pasaje de las ‘Charlas de Yan'an’, de Mao Zedong, en un homenaje al líder revolucionario. En la iniciativa participaron escritores al servicio de la política. Y en casos como estos, a Mo Yan le gustaría separar política de literatura. En sus novelas, Mo Yan se centra en las injusticias sociales cometidas por funcionarios locales, pero sin cuestionar la totalidad del sistema, apunta el experto en literatura china Perry Link.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)