27 de August de 2010 00:00

‘El español nunca fue un opresor’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cuenca

Desde hace 30 años, el historiador español José María García estudia las Cortes de Cádiz (parlamento que se instauró en España entre 1810 y 1812). Recabó documentos en Hispanoamérica y publicó una serie de libros por los que ha recibido reconocimientos. Su próximo libro, que se publicará en Quito, es sobre el testamento de José Mejía Lequerica.

¿Cuánto influyeron las decisiones de las Cortes de Cádiz en el proceso independentista americano?No influyeron tanto en el proceso independentista porque los criollos creyeron que aplicando una constitución moderna, liberal, no tendrían necesidad de independizarse de España. Fue un error porque su propósito era ser un pueblo libre de los reyes.

¿Qué proceso se gestó?

En 1810, las Cortes de Cádiz convocaron a las monarquías de España y América formando un total de 67 diputados, dos eran de Quito (Mejía Lequerica y Juan Mateu) y uno de Guayaquil (José Joaquín de Olmedo). Se gestó un proceso independentista que dio como resultado una Constitución, que estuvo lista en 1812.

¿De alguna manera marca a las democracias americanas y la española?

Marca el sistema democrático moderno.

¿En esa época, el pueblo era consciente o aceptaba ser guiado por burgueses?

El pueblo quería ser libre, pero no conocía exactamente cómo funcionaban las Cortes de Cádiz, porque había problemas de comunicación y los diputados eran elegidos por cada 50 000 habitantes. Varias personas no podían votar porque su territorio estaba ocupado por Napoleón.

¿Cuál era el prototipo del diputado criollo y sus intereses y propuestas?Estuvo integrada en su mayoría por diputados criollos, solo existió una excepción que fue el inca Yupanqui, un noble de Perú. Había tres grupos: los conservadores, liberales y americanos. Predominaron los liberales. Se consiguió el derecho al voto para los indígenas, esta fue la mayor propuesta de los diputados.

¿Cuán destacada fue la participación de José Mejía Lequerica, Juan Mateu y José Joaquín de Olmedo?

La más brillante fue la de Lequerica por ser un ideólogo, un revolucionario. Defendió la libertad de expresión y la igualdad de representación de América y España. Se pronunció contra la monarquía y sus poderes omnímodos, luchó por la supresión del vasallaje y de los señoríos...

¿Y los otros?

Mateu aportó para que el indígena votara y Olmedo luchó contra el maltrato en las minas.

¿Por qué se interesó por un libro sobre Lequerica?

Es una obra que se realiza en coordinación con la Academia Nacional de Historia del Ecuador. Fue un líder; si no hubiera fallecido a sus 37 años a causa de la fiebre amarilla, sin duda sería un personaje como Simón Bolívar.

¿En qué momento se hallan actualmente las relaciones históricas entre España y América Latina?Compartimos una historia, somos países hermanos que tenemos un mismo lenguaje. Hay una distorsión en creer que los españoles fueron opresores, se debe entender que éramos uno solo. En España hay un respeto a la historia y a los tres diputados ecuatorianos, una muestra es que hay un busto, un cuadro y una calle en honor a Lequerica.

¿En qué aporta a la desmitificación de la historia?

No habría que mitificar nada sino se desvirtuara. No hay una lucha entre Ecuador y España, porque todos fueron criollos y en principio el proceso independentista era para todos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)