3 de July de 2011 00:01

Escribir en bicicleta

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

David Byrne, mejor conocido como el líder de Talking Heads, la banda que en los 80 descubrió aplicaciones insólitas para la música pop norteamericana, es mucho más que eso.

Es un artista visual con aliento transgresor y un obrero de la plástica cuyas instalaciones están entre lo más divertido e ingenioso del medio. Es también un hombre-pedal, un activista de la bicicleta que va por el mundo sobre dos ruedas convencido (y tratando de convencer a otros) de que el futuro de la movilización urbana está en un invento del pasado. Por último, es el autor de ‘Diarios de bicicleta’, un libro de viaje que atraviesa Berlín, Estambul, Buenos Aires, Manila, Sídney, San Francisco, Nueva York, y se cuenta desde la perspectiva del pequeño asiento triangular de una bicicleta portátil.

Para tranquilidad de todos, no son los ‘tweets’ de un turista que se asombra cuando encuentra burros cruzando la calle o, lo que capaz fuese peor, los líos no resueltos de un rockstar que viaja en busca de paz espiritual para su vida de lujo decadente y sexo sin sentido.

Los capítulos-viajes están llenos de observaciones sinceras, oportunas y maduras, sobre los temas más variados: las repercusiones de la administración Bush (a la que se refiere como El Imperio del Mal), la obra del austriaco Otto Muehl “que estuvo preso porque supuestamente tuvo sexo con todo y todos en su comuna, incluyendo niños”, lo increíblemente desconectados que están los países latinoamericanos entre sí, lo sobrecogido que nuestro narrador-protagonista se siente frente a las rocas de Uluru, en el centro de Australia, donde “por alguna razón, examinando el montículo, me quebré y empecé a llorar, inexplicablemente”. Como tiene que ser, más temprano que tarde, uno viaja sobre los conos de la llanta trasera, mirándolo todo con la boca abierta.

‘Diarios de bicicleta’ se despide cuando Byrne, de vuelta en su departamento neoyorquino, se emociona imaginando el día en que Manhattan sea un gran parque para ciclistas: propone estrategias que han resultado en otras ciudades y, sin mucho esfuerzo, te contagia, te pone de su lado.

Ahí, cuando cierras el libro y te das cuenta de que tienes ganas de pedalear por todo el mundo y conocer gente y seguir pedaleando, es obvio que el libro funciona como una de esas canciones que, lo quieras o no, te ponen a bailar.

Juan Fernando Andrade

Es narrador y cronista. En el 2010 publicó su primera novela: 'Hablas demasiado' (Alfaguara). También es músico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)