20 de February de 2012 00:02

Las entidades culturales del Azuay sobreviven gracias a la autogestión

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un total de USD 1,9 millones destinarán las entidades de cultura de Cuenca y Loja. Esos recursos servirán para varias actividades como educación, publicaciones, cine, investigación, danza, encuentros de música, conservación patrimonial, entre otras.

Sin embargo, los recursos disminuyeron en dos entidades. El Municipio de Cuenca redujo el presupuesto de USD 1,7 millones a 850 000. Según el director Municipal de Cultura, Trosky Serrano, existió un recorte en el presupuesto del gobierno local y, por ende, también en esa área.

Según la directora financiera del Municipio, Patricia Cordero, el recorte para el departamento también se dio porque no ejecutaron el presupuesto asignado el año pasado. Por eso, asegura, en este período recibieron un monto similar a lo gastado en el 2011.

Serrano asegura que el área de Cultura no se verá afectada con ese recorte porque están trabajando en autogestión. Puso como ejemplo que el Ministerio Coordinador de Patrimonio asignará USD 200 000 para los trabajos de recuperación del Museo Remigio Crespo Toral, que una vez abierto dará ingresos. También explica que de los USD 850 000, se destinarán USD 350 000 para pagar las deudas que mantienen con los gestores culturales desde el 2009. El dinero restante servirá para trabajar en educación, museos, creación de una política cultural y el fortalecimiento de los centros del Saber del Deporte.

Otra entidad que también redujo su presupuesto fue la Casa de la Cultura Núcleo del Azuay. Antes recibía USD 178 405 y este año tendrá USD 110 983. Esta entidad no cuenta con recursos para la promoción y propaganda, tampoco hay una partida para la compra de libros y mobiliario.

Según el presidente de la Casa de la Cultura, Carlos Vásconez, solo tienen USD 25 000 para publicaciones y un monto similar para auspicios. En el presupuesto asignado también contempla el pago de servicios básicos como luz, agua y limpieza.

Vásconez dice que el apoyo cultural se realizará a través de los espacios de los que dispone, como las salas Proceso, Alfonso Carrasco y Túnel. Agrega que los ingresos por arriendo de locales comerciales en su sede suman USD 80 000; serán un aporte y también se incluye la autogestión.

Para el cantante lírico, Diego Zamora, es perjudicial que no existan los suficientes recursos en las entidades públicas. Y cree que la empresa privada también debe apoyar a este ámbito.

Zamora se lamenta porque muchas veces como artistas solicitan apoyo y no lo reciben. Considera que es necesario que cada rama de la cultura, pintura, música y otros géneros cuenten con un presupuesto. “El arte nos lleva a crecer como sociedad”.

En cambio, entidades como la Prefectura del Azuay y el Municipio de Loja aumentaron su presupuesto. La primera incrementó de USD 400 000 a 580 000, pero esos fondos se comparten entre la cultura y el deporte.

La principal inversión de la Prefectura será USD 200 000 para el Festival Internacional de Cine La Orquídea, que será en noviembre próximo. La directora de Cultura de la entidad, Diana Márquez, dice que le apuestan al cine porque recoge la realidad del país y apoyan a estudiantes y gestores.

Otro ámbito que impulsarán es el fortalecimiento de la recuperación de las tradiciones orales a través de la danza, publicación de libros y apoyo a los planteles y parroquias. También darán impulso a trabajar con la autogestión para conseguir mayor cantidad de recursos de la empresa privada.

En el caso del Municipio de Loja su actividad central será la Bienal de Artes Musicales, que será en septiembre. Para ese evento destinaron USD 50 000, de los USD 171 150 de su presupuesto. Por esa actividad y las investigaciones el presupuesto subió 71 000 en relación al año pasado.

Según el director de Cultura, Boris Eguiguren, este certamen también recibirá el apoyo del Ministerio de Cultura. Además, en forma coordinada con el Ayuntamiento de Barcelona se realizará el proyecto Agenda 21 de la cultura, que se ejecuta en el cantón. Tiene un aporte de USD 80 000.

Para Eguiguren, el rubro que se asigna para Cultura no es suficiente, porque existe una gran demanda de eventos y artistas. “La cultura no es entendida como un aporte; se piensa que es un gasto en lugar de una inversión”.

Con ese criterio coincide la directora de Cultura de la Universidad de Cuenca, Eugenia Washima. Ella cree que trabajar en esa área es una labor de apasionados y necios, porque se planifican y ejecutan actividades sin un presupuesto fijo, “como es el caso de la Universidad de Cuenca”.

Washima, sin precisar una cifra, dice que hay un rubro destinado para los gastos administrativos, y que las actividades culturales se realizan a través de la autogestión. Entre las actividades que gestiona está la conformación de la Compañía Lírica de Cuenca. No disponen de dinero, pero sí del renovado Teatro Carlos Cueva.

Las actividades

El área de Cultura de la Universidad de Cuenca  fortalecerá el ballet andino de la entidad, que participará en certámenes internacionales y efectuará un concierto de charangos.

La Casa de la Cultura realizará talleres con académicos como el chileno Arturo Carices y el mexicano Eduardo Milán.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)