24 de April de 2011 00:00

Edna Iturralde pone a Guayasamín ante los ojos de los jóvenes lectores

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 1

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Al amparo de los rostros y las manos, con los que Oswaldo Guayasamín retrató las angustias del hombre del siglo XX, se presentó el libro ‘Llevo 3000 años pintando’, de la escritora ecuatoriana Edna Iturralde. La obra acerca la historia de vida del artista quiteño a los jóvenes lectores, bajo el sello azul de Alfaguara Juvenil.

En poco más de 200 páginas, Iturralde esboza la faceta humana de Guayasamín; algo que ya ha hecho antes en sus biografías noveladas como ‘Simón era su nombre’, sobre Simón Bolívar.

Tras una situación onírica, que pone en relieve el contacto del personaje con sus raíces aborígenes, la novela se extiende según el orden cronológico de los hechos en la vida del pintor. Respondiendo a esa estructura, el texto, sin mayores recursos literarios, se hace de pasajes con cuotas de romance y escenas de conflicto familiar y social, dolor e ira, pero también de esperanza y ternura.

La narración consigue representar una tensión (en cuanto a las corrientes artísticas y al pensamiento social) entre lo indígena y lo europeo; siendo el reconocimiento y la posterior reivindicación de lo aborigen, el aspecto que más destaca la autora. La tensión también se muestra en el tratamiento que tuvieron la guerra y el hambre, con la paleta y la creatividad del maestro.

Iturralde se ha dado a la tarea de recrear las anécdotas detrás de algunos cuadros y de reconstruir en la ficción las reacciones y los gestos de Guayasamín frente a diversas situaciones. Sin embargo, no se puede dejar de percibir un tono apologético en la escritura, que acaso podría corresponderse con la admiración hacia el artista o las exigencias de acercarse a un público de jóvenes lectores.

Ya en la edición se puede apreciar, con distinta grafía, palabras y textos de Guayasamín. Mientras que la narración se acompaña de las ilustraciones, entre la caricatura y lo ‘naif’, de Guido Chaves.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (7)