25 de July de 2011 13:18

Edición centenaria del Festival de Bayreuth comienza con controversia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La 100ª edición del Festival de Bayreuth, consagrada a la obra de Richard Wagner, comenzó hoy con la ópera “Tannhäuser”, en medio de una controversia por la intención de una orquesta israelí de interpretar una obra del compositor preferido de los nazis.

Cada año, lo más selecto de la política, la economía y el mundo del espectáculo se reúne para la apertura en el “palacio del festival”, el Festspielhaus, construido en 1876 en la “Colina Verde” que domina esta ciudad del sur de Alemania.

Si bien se esperaba con atención la nueva puesta en escena de Tannhäuser, opera romántica considerada como la obra de juventud más importante de Wagner, también había mucha expectación por otro concierto, teñido de polémica.

El martes al mediodía, en otra sala de Bayreuth, la Orquesta de Cámara Israelí (OCI) terminará su recital interpretando “El Idilio de Sigfrido” de Wagner.

Richard Wagner (1813-1883) era un antisemita declarado, cuya música era muy adulada por el régimen nazi, que por otra parte había hecho de Bayreuth una especie de “ciudad modelo”.

La obra de Wagner es tabú en Israel. En julio de 2001, el director de orquesta argentino-israelí Daniel Barenboim dirigió en Jerusalén a la Orquesta Filarmónica de Berlín, que interpretó un fragmento de “Tristán e Isolda”. Barenboim había dicho que los no quisieran escuchar podían salir, y unas 30 ó 40 personas se fueron, algunos gritando o insultando. Sin embargo, los que se quedaron acabaron aplaudiendo de pie, según los músicos de la OCI.

Diez años después, la polémica sigue presente en Israel e incluso el ministro de Cultura debió intervenir para que las subvenciones a la OCI no fuesen suspendidas.

Hoy lunes, un comunicado de la asociación de sobrevivientes del Holocausto y de sus familiares calificaba la decisión de la orquesta de tocar música de Wagner en Bayreuth de “ruptura vergonzosa de la solidaridad con las personas que sufrieron los horrores” nazis. Sin embargo, la ciudad de Bayreuth trata, a través de esta invitación y de otras iniciativas, como el proyecto de creación de un centro cultural judío, de sacar las lecciones del pasado.

Katharina Wagner, codirectora del Festival que patrocinó la venida de la OCI a Bayreuth, prometió abrir los archivos familiares para que los vínculos entre los Wagner y el nacionalsocialismo puedan ser estudiados de manera transparente.

 Habrá treinta representaciones de obras escogidas entre las diez principales óperas de Richard Wagner de aquí al 28 de agosto en el templo de 1 974 plazas construido por el compositor.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)