4 de June de 2012 13:20

Daniel Barenboim regresa en Viena a los orígenes de su carrera

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El director de orquesta argentino-israelí Daniel Barenboim regresa con un maratón de conciertos a Viena, la ciudad en la que comenzó su carrera.

Casi seis décadas después de su primer concierto en Europa, Barenboim ofrecerá a partir del jueves y hasta el 17 de junio las nueve sinfonías de Anton Bruckner en la Musikvereinssaal de la capital austriaca, al frente de la Orquesta Estatal de Berlín.

"Es un gran honor que nos inviten al 200 aniversario de la fundación de la Sociedad de Amigos de la Música", afirmó el director general musical de la Ópera Estatal de Berlín, en entrevista con la agencia DPA. "Viena fue la primera capital europea en la que he tocado.

A finales de este año se cumplirán 60 años de aquello", dijo Barenboim, de 69 años. La capital de Austria evoca en Barenboim los recuerdos de sus primeras vivencias en Europa después de que emigrara con sus padres de Argentina a Israel.

"Viena era por aquel entonces una ciudad ocupada y dividida", afirma el director de orquesta y pianista, señalando que la ciudad le resultó en un principio muy ajena. "Pero todo me lo tomé con ansias. La vida musical era increíble", indicó.

Barenboim recuerda que por aquel entonces Buenos Aires era un centro musical internacional al que "llegaban los grandes directores" y "el programa del Teatro Colón estaba marcado por Fritz Busch y Erich Kleiber".

No obstante, asegura que en Austria escuchó por primera vez una orquesta de primera clase, la Filarmónica de Viena. Según recuerda, su padre rechazó una invitación del director Wilhelm Furtwängler, residente en Salzburgo, para actuar con él en la Filarmónica de Berlín. "Para mi padre era un gran honor, pero lo rechazó.

Nueve años después del Holocausto era para una familia judía afincada en Israel demasiado pronto para ir a Alemania", explicó Barenboim, quien preguntó en su día a su padre por qué decidió por el contrario ir a Austria.

"Me dijo que los austriacos aseguraban que también ellos fueron víctimas de los alemanes, aunque él no estaba del todo convencido de ello", indicó. "En verdad, por aquel entonces sólo pasé muy poco tiempo en Viena, pero dejó en mí una impresión como ninguna otra capital europea.

En Viena, la música forma parte del día a día. El portero del hotel sabe lo que hay ese día en la ópera y el taxista conoce el programa de conciertos", afirmó el director de orquesta, quien destacó también la "suntuosidad" de la Filarmónica de Viena, "que no se puede imitar y tampoco habría por qué hacerlo".

Barenboim dijo que siempre le gusta regresar a Viena, sobre todo cuando el clima es más cálido: "Como apasionado fumador de puros prefiero ir en mayo y junio, cuando uno puede sentarse afuera y fumar". Con su maratón de conciertos en Viena, Barenboim prosigue los grandes ciclos ofrecidos en Viena, por ejemplo de las sinfonías de Johannes Brahms y Gustav Mahler.

"Después de la guerra, Bruckner sólo era popular en Viena. Apenas era interpretado en Estados Unidos e Inglaterra, donde yo era muy activo, como tampoco en Francia", dijo, señalando que el compositor y organista austriaco ha venido siendo cada vez más aceptado en los últimos años.

"Escuché a Bruckner por primera vez en un concierto con Rafael Kubelik. Después de que yo interpretara un concierto de piano de Beethoven, él interpretó la novena sinfonía", afirmó. Según dijo, lo que le fascina de Bruckner es la unión del lenguaje armónico del tiempo tras Richard Wagner y una atmósfera medieval. "Uno tiene la impresión de tocar música de seis siglos", añadió.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)