29 de May de 2011 00:10

Cuatro cuerdas unen a Emerson

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Por más de tres décadas, el Cuarteto de Cuerdas Emerson se ha destacado como uno de los más prestigiosos de Estados Unidos. Mundialmente reconocido por su versación en las partituras de Beethoven, Bartok y Shostakovich, ha sido ganador de nueve premios Grammy y realizador de más de 30 discos para el sello Deutsche Grammophon. En su concierto en Quito, que se realizará mañana, a las 19:00, en la Casa de la Música, el cuarteto interpretará piezas de Mozart, Shostakovich y Beethoven.

Integrado por Eugene Drucker (violín), Philip Setzer (violín), Lawrence Dutton (viola) y David Finckel (chelo), el Cuarteto Emerson se consolidó en 1979, año en que se conmemoró el Bicentenario de la Independencia de Estados Unidos. El origen de su nombre es un homenaje al poeta y filósofo estadounidense Ralph Waldo Emerson.

Entre los músicos que más han influido en estos cuatro músicos se encuentran, en orden cronológico, Haydn, Beethoven, Bartok y Shostakovich. De Haydn, padre de los cuartetos de cuerdas, han interpretado alrededor de 25 de sus composiciones; mientras que han completado los ciclos de los otros tres.

Con Beethoven guardan una estrecha relación. Si bien iniciaron sus primeros conciertos con interpretaciones de los cuartetos de Bartok en 1981, para luego pasar por los de Haydn y después con los de Shostakovich –del cual terminaron de interpretar su ciclo de 15 cuartetos hasta el año 2000–; las creaciones de Beethoven son las que más trabajo les ha demandado. “Técnicamente hablando, no hay nada que demande más que los cuartetos de Beethoven”, afirman. Sin embargo, al público parece gustarle Shostakovich “porque él habla en un lenguaje que es inmediatamente comprensible y emocionalmente fascinante”, señalan los músicos.

Como un cuarteto que nació a dos décadas del final del siglo XX, Emerson se ha desenvuelto en un medio en el cual se daban los grandes giros en la forma de hacer y escuchar música (como lo fue el fortalecimiento del género pop nacido hacia los años 50). Frente a esto, la postura del cuarteto es clara: “Siempre han sido una minoría los fanáticos de la música clásica y esto nunca cambiará”. Para ellos, el escuchar rock pop está bien –y de hecho son grandes amantes del jazz–, pero la experiencia que brinda el poder escuchar una obra de J. S. Bach o de Mozart “enriquece las almas y agudiza las mentes”.

Así como los grandes actores se han ido forjando tras la lectura de clásicos teatrales de autores como Shakespeare, este cuarteto apunta hacia una educación musical que tenga en cuenta a los clásicos. “Los clásicos son el fundamento. Muchos de los grandes artistas y músicos han tenido un entrenamiento con los clásicos”, enfatizan estos cuatro músicos.

Y es que conocer a Emerson es encontrarse con un bagaje musical que abarca más de tres siglos de composición. Muestra de esto es su serie de conciertos presentados en el Carnegie Hall de Nueva York llamado ‘Beethoven en contexto’, en que se contrastaban los cuartetos de Beethoven con composiciones camerísticas de diversas épocas y estilos.

En el 2010, la reputación interpretativa de esta agrupación la llevó a formar parte del Hall de la Fama de Música Clásica de Estados Unidos, un honor que comparte junto con compositores de fama mundial como Philip Glass, el director de orquesta Marin Alsop, entre otros seis grandes exponentes del arte musical del país norteamericano.

Reconocimientos como los mencionados anteriormente, una treintena de discos, varios premios Grammy y otros desta-cados, han convertido a esta agrupación en uno de los referentes en el mundo de las cuerdas. Esto, según ellos, ha sido posible gracias a que son “capaces de brindar la creatividad, pasión e intelecto del compositor hacia la audiencia sin entrometernos en el camino de la música. La mejor crítica que nosotros podemos tener es si el oyente recuerda que acaba de escuchar a Beethoven, olvidándose que nosotros estábamos interpretando. Nosotros brindamos nuestros egos al servicio de la música”, añaden al respecto.

El gusto por escuchar la interpretación del Cuarteto Emerson ha trascendido las salas de música más prestigiosas del mundo. En el canal del cuarteto en YouTube, los videos de sus presentaciones han sido reproducidos aproximadamente 600 000 veces.

Además, ellos gustan de la interacción con sus aficionados en redes sociales como Twitter o Facebook. En esta última, el cuarteto ha cargado fotografías de sus recientes viajes y presentaciones en Chile, Argentina y Brasil.

La agrupación y su concierto en Quito

En la presentación en la Casa de la Música, Emerson interpretará el Cuarteto Kv 465 Dissonnaze,  de Wolfgang  Amadeus Mozart, el Cuarteto Nº 8 de Dmitri Shostakovich, y el Cuarteto en Do menor opus 131 de Ludwig van Beethoven.  La cita será a las 19:00.

El costo de la entrada es de USD 50.  Se las puede adquirir en Casa de la Música

Después de su concierto en Ecuador,  el cuarteto termina su gira por Sudamérica que inició en Brasil. Su temporada 2011 culminará en octubre en EE.UU.


El cuarteto

Eugene  Drucker
Violinista
Es graduado   de la Universidad de Columbia (EE.UU.)
y de la Escuela Julliard, de donde fue su maestro de conciertos.

David Finckel
Chelista
La multifacética   carrera de Finckel se entremezcla entre la composición, la educación y la administración de arte.   

Lawrence Dutton
Viola
Inició sus   estudios de violín y de viola con Margaret Pardee . Obtuvo sus estudios de bachillerato y posgrado en Julliard.    

Philip Setzer
Violinista
Graduado de Julliard, Setzer ha ganado, entre otros, el segundo lugar en la competición Marjorie Merriweather Post.  


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)