15 de May de 2012 16:49

Carlos Fuentes, sobre "Territorio de la Mancha"

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Esta entrevista fue publicada en la edición impresa de EL COMERCIO, el 26 de junio de 1998.

Una incipiente calvicie y el bigote entrecano delatan que Carlos Fuentes, el escritor mexicano, se encuentra en los sesenta y tantos años con la placidez de un patriarca cuyas sentencias son precisas y directas. El contraste: un ligero traje gris y la ausencia de corbata le dan el aire juvenil de los tiempos felices del "boom".

Carlos Fuentes dialogó con este Diario en un paréntesis que se abrió una tarde de la Feria del libro en Madrid, donde estuvo hace poco  animando diversos actos culturales.

Por un momento quedaron a un lado los autógrafos y las fotografías con él que insistentemente pedían sus lectores. A su lado, siempre su joven esposa, pendiente de las solicitudes al escritor.

Fuentes participó en el lanzamiento de"Retratos en el tiempo", un libro de fotografías concebido por su hijo, Carlos Fuentes Lemus, de 26 años.

El libro, presentado en la Casa de las Américas, contiene 20 imágenes de reconocidos personajes como García Márquez o  Audrey Hepburn. Fuentes Lemus captó las fotos mientras su padre dialogaba con las figuras de diversos ámbitos: cine, deportes, literatura y espectáculos.

Los espejos y las identidades de España y América Latina es el primer tema que topa Fuentes: "Hay un hecho clave: en el mundo existen 400 millones de personas que hablan español. Es la segunda lengua después del inglés, un idioma que se impone como el del comercio. Sin embargo, creo que el español se impone como la lengua del alma. No solo en España y América Latina sino en esa enorme comunidad hispana parlante que hay en los EE.UU. (30 millones que hablan español)".

Fuentes dijo que esto es un hecho insólito que le da una dimensión y fuerza a nuestra lengua que nunca tuvo en el pasado. "En el año 2050 la mitad de EE.UU. hablará castellano. Hay que pensar en esa proyección y en ese futuro".

El autor de "Aura" bautizó como "El Territorio de La Mancha" a los países que hablan el castellano. Los sueños y las pasiones comunes de ese vasto territorio fue otro de los motivos de su reflexión. "El Espejo enterrado, el libro que publiqué en 1992, es un intento de hacer una historia común en la cual el Atlántico sea una vía de comunicación y no una zanja, no un abismo".

El escritor admitió que hemos hecho una historia antiespañola en América Latina y los españoles han hecho una historia indiferente a la América española, "a mi me interesaba el puente para unir dos grandes comunidades".

Dijo que la forma de hacer política es una de las grandes contradicciones que hoy vive América Latina, la cual la mantiene en el inmovilismo y su secuela de corruptelas y otros vicios del subdesarrollo. Para Fuentes, hay una verdad innegable: los latinoamericanos hemos tenido mucho éxito en la cultura. No hemos tenido éxito en la política, tampoco en la economía. El día que sepamos trasladar los valores de la cultura (honestidad e imaginación, el esfuerzo de la creación y el trabajo, la idea de un país mejor con el apoyo de todos) a la economía quizás seamos finalmente las naciones que soñamos ser.

El novelista puntualizó que no se trata de una compensación. "Se trataría de llevar los valores de la cultura que esencialmente son valores de la comunidad y de la sociedad  a los terrenos de la política y de la economía. No hemos logrado hacerlo. Otros países sí lo han hecho. Francia e Inglaterra, por ejemplo, son países en los que la vida cultural se refleja  en la vida política y económica".

Ahora Fuentes quiere retornar a Londres para concluir "Los años con Laura Díaz", la novela que recrea los avatares de cien años de su familia en Veracruz. Ya lleva 350 páginas.

En el diálogo no quedó de lado el recuerdo de su amigo Octavio Paz a quien  definió de único en el sentido de que fue un gran poeta  y al mismo tiempo un gran prosista. "Llevaba valores de la poesía al ensayo y valores del pensamiento a la poesía. No siempre los poetas son pensadores. No se puede decir que Vallejo o Neruda hayan sido pensadores. O que Sarmiento haya sido un poeta. ÀVerdad? En Paz se daban las dos cosas".

El entusiamo de Carlos Fuentes afloró en una sonrisa cuando habló de la actual narrativa hispanoamericana:"Nuestras letras pasan un buen momento. Siempre he dicho que después del "boom" ha seguido el "boomerang". La actual riqueza de la literatura hispanoamericana es la más grande que ha tenido en su historia". Es insólita la cantidad de buenos escritores que existen desde México hasta Chile y Argentina, dijo, para enseguida recordar que incluso cuando hacen falta autores los inventamos. "Así lo hicimos con José Donoso el momento de inventar a un autor ecuatoriano del "boom", a quien nombramos como Marcelo Chiriboga. Hay gente que creyó en su existencia porque siempre lo evocamos en nuestras novelas". A propósito, ¿cuáles son los referentes literarios que tiene Carlos Fuentes del Ecuador? Siempre leí a Jorge Icaza y Benjamín Carrión, quienes tuvieron mucha influencia en América Latina. "A los actuales les he perdido la pista".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)