12 de April de 2011 00:00

Binelli Ferman Isaac trae tango

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El bandoneón que canta, la guitarra que puntea y el piano echando melodías. Es el tango que resuena desde la dimensión que alcanza con el trío Binelli Ferman Isaac. Es el tango que esta noche, en la Sala de Conciertos de la Casa de la Música, invita a avivar sentimientos, a dejarse llevar por notas que navegan desde el río de La Plata hasta mares distantes y universos enormes.

‘Una nueva visión del tango’ se llaman el disco y el concierto del trío; y el nombre responde apenas a algo de lo que se encierra o explota en la interpretación de Daniel Binelli, Polly Ferman y Eduardo Isaac.

Y es que la trayectoria de los músicos como solistas ya da mucho para hablar, si no basta escuchar sus grabaciones o ver en pasados calendarios los escenarios que han pisado. Hasta hace poco no más Binelli e Isaac andaban tocando por Italia, mientras Ferman se daba tiempo para responder algunas preguntas de este Diario (ver entrevista).



Los dos son argentinos y ella es uruguaya. Binelli es un maestro reconocido a escala mundial por la versatilidad que brinda a su instrumento: el bandoneón.A Isaac lo llaman orquestas sinfónicas para acompañarse de su guitarra, con la que también hace transcripciones y arreglos de composiciones. Ferman juega al piano desde niña y ahora su talento le lleva de la música latinoamericana al tango y no solo es intérprete sino gestora, pues dirige Glamour Tango y preside la Pan American Musical Art Research.

Con el trío sobre el escenario, los instrumentos y los músicos se comunican, se acompañan e improvisan; así van hilando un repertorio que tanto tiene del grande Ástor Piazzolla, como del mismo Daniel Binelli. Y entre composiciones más populares se van colando temas contemporáneos.

Ya en el 2008, Binelli y Ferman llegaron al escenario capitalino, acompañados de un conjunto de cámara, pero a su sonido ahora se suman las cuerdas de Isaac.

De esta manera, el trío que ha realizado giras por escenarios americanos y europeos se inserta en una página de la enciclopedia del tango y se proyecta en la historia del género.

Solo quedan la noche y la música. Hoy, a las 20:00, en las instalaciones de la Fundación Filarmónica Casa de la Música (Valderrama y Mariana de Jesús). El costo de las entradas es de USD 30 y se venden en las boleterías de la Casa y en la librería Mr. Books.

Entrevista

Polly Ferman/ Pianista

‘El tango es el abrazo, precisa del otro’

¿Cómo ha sido la experiencia del trío?

Maravillosa desde el 2002. Cada uno tenía ya una carrera como solista y no encontramos para hacer estos espectáculos con una linda fusión de tres instrumentos tan diferentes como son el bandoneón, el piano y la guitarra. El programa presenta interpretaciones en trío, en dúo y como solistas. Esa síntesis de distintos sonidos y ejecuciones resulta en un producto, en un sonido muy interesante.

¿Y el repertorio?

Nosotros, generalmente, tratamos de abarcar el tango de todas las épocas incluyendo composiciones de Piazzolla, evidentemente el más requerido, temas y arreglos de Binelli y obras más populares como el Firulete (de Mariano Mores).

¿Dan una nueva posibilidad o dimensión al tango?

Me parece interesante porque el tango, en mi opinión, gracias a Piazzolla, alcanzó una nueva dimensión. Antes, era más que nada música para bailar o para escuchar en la voz de un cantor, pero con Piazzolla entró en nuevos espacios, como los teatros de música clásica. Nuestro trío entra bien en esos circuitos, pero ofrecemos mucha improvisación –diferente a la del jazz– por la unión de los tres instrumentos.

Tras la música latinoamericana, ¿cuál fue su sensación al entrar en este género?

Para mí fue una decisión importante dedicarme ahora al tango, además de la música latinoamericana. Tuve un poco de resistencia; aunque parezca raro, el tango es más exigente que la música clásica. El piano en el tango cumple la labor de las paredes que sostiene un edificio, para que no se desmorone el techo. El desafío dentro de lo rígido de la estructura es permitir que los instrumentos que cantan, como el bandoneón, hagan lo suyo. Además hay que saber que todos los estilos de tango se tocan diferentes según el compositor o la época, son pequeño secretos que se van aprendiendo. Ahora he creado un espectáculo GlamourTango, que pone en la escena del tango a la mujer.

¿Es raro ver a la mujer en conjuntos de tango?

Su imagen no pegaba. La imagen del tango es la del macho. Cuando yo llegué a interpretar eran todos hombres y sentía que no me consideraban, capaz no era solo una sensación… En el mismo baile de tango es el hombre el que va para adelante y la mujer solo le sigue o le espera. Entonces decidí crear algo desde lo femenino, no desde lo feminista…

¿Cómo ve la universalidad de esta música?

En realidad el tango en las salas de concierto fue ayudado por Piazzolla, lo que lo hace universalmente conocido es la danza, pues es una forma maravillosa de conocer y de acercarse a la gente. El tango es el abrazo, además de ser un buen ejercicio, desde el punto de vista físico e intelectual, es también importante a nivel afectivo, porque siempre se precisa de la otra parte, del otro.

¿Cómo se lleva a cabo ese abrazo en el trío?

Nos conocimos por separado. Binelli e Issac se conocen hace más tiempo (dos años antes) que Binelli y yo, que tenemos una relación afectiva, pues somos pareja ya algunos años. A veces tocamos juntos, a veces tocamos separados, es complicado tener una pareja músico, creo que el problema es el músico (ríe). Tenemos una relación de amistad entre todos y es un placer tocar juntos.

Nada de dos son compañía, y tres son multitud…

No para nada. Es muy agradable. Disfrutamos la música, porque no hay divismos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)