6 de December de 2012 12:22

Berlín acoge amplia muestra por cien años del hallazgo del busto de Nefertiti

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El Museo Egipcio y la Colección de Papiros de Berlín, ubicado en el Museo Nuevo (Neues Museum) de la capital alemana, inaugura hoy una muestra consagrada a la época de la reina Nefertiti para celebrar los cien años del hallazgo del famoso busto.

"Esta exposición no es una muestra exclusivamente de Nefertiti, se trata de representar la época en la que vivió", en torno a 1346 a.C., subrayó la directora del Museo Egipcio de Berlín, Friederike Seyfried, en la presentación de la misma, al tiempo que señaló que para ello el busto se presenta en el contexto de su hallazgo.

La muestra, que abarca una superficie de unos 820 metros cuadrados, abre con la genealogía de la familia real a lo largo de cuatro generaciones y los primeros años de reinado del faraón Akenatón, esposo de Nefertiti, capítulo que cierra con el abandono de la antigua capital.

El recorrido continúa con la fase de transición y la fundación de la nueva capital, la ciudad de Ajetatón.

Este espacio ofrece una aproximación a las viviendas de esa época -palacios, villas de los funcionarios, barrios obreros-, la religión -la doctrina monoteísta, es decir, la adoración a la deidad solar Atón-, y los oficios artesanos, con la muestra de cerámicas pintadas de azul, esculturas y trabajos en piedra.

El apartado dedicado a la artesanía incluye también pequeñas piezas como joyas, vidrio, fayenza, metal y cuero.

A continuación, el visitante puede conocer el taller del escultor Tutmosis, en cuyas dependencias fue descubierto el famoso busto.

Una de las joyas de este apartado, con una amplia muestra del trabajo del escultor egipcio, es el restaurado busto del faraón Akenatón, hallado al tiempo que el de Nefertiti, pero hecho añicos en la antigüedad por los adversarios del que fuera instaurador del monoteísmo y considerado por ello hereje.

La muestra aborda también el final del Periodo de Amarna, con el que se conoció el reinado de Akenatón, y el abandono de la capital Ajetatón.

Nefertiti, que simboliza en su unicidad el punto culminante de la creatividad artística del período amarniense, recibe al visitante desde su vitrina en el lugar de honor que ocupa desde 2009 en el Museo Nuevo, con la sola compañía de una réplica en bronce.

La copia ha sido preparada especialmente para esta muestra, con el fin de que el público pueda experimentar la belleza del busto también a través del tacto, como explicó en su día el arquitecto responsable del diseño de la exposición, Noel McCauley.

A continuación, la exposición ilustra las dimensiones de la persecución de la que fue objeto el pensamiento teológico de Akenatón después de su muerte.

La muestra dedica asimismo un amplio apartado sobre las circunstancias y el contexto del hallazgo del busto de Nefertiti, el 6 de diciembre de 1912, en el marco de unas excavaciones llevadas a cabo entre 1911 y 1914 y encabezadas por el egiptólogo alemán Ludwig Borchardt en el valle de Amarna.

De los cerca de 14 000 objetos descubiertos en esas excavaciones, financiadas íntegramente por el cofundador de la Sociedad Alemana de Oriente, James Simon -que también ocupa un espacio en esta exposición-, cerca de 5 500 llegaron a Berlín.

Como propietario de estas 5 500 piezas, en base al entonces vigente acuerdo con la parte egipcia que contemplaba un reparto de los hallazgos por el cual la mitad correspondía a la parte alemana por financiar la excavación, Simon regaló las mismas en 1920 al Museo Egipcio de Berlín.

La muestra aborda también las primeras exposiciones de los objetos hallados en las excavaciones del valle de Amarna, así como las posteriores negociaciones en torno a la solicitud de devolución del busto por parte egipcia.

La exposición, el coste de cuyos preparativos ascendió a USD 1,3 millones, cierra con numeroso material del archivo, documentos, fotografías, mapas y diarios de las excavaciones en su formato original, así como artículos digitalizados de la prensa de los años 30.

"El busto de Nefertiti es sin lugar a dudas y legalmente propiedad de la Fundación Patrimonio Cultural Prusiano", subrayó el secretario de Estado de Cultura alemán, Bernd Neumann, quien añadió: "Nos pertenece a todos. Es una parte en Berlín del patrimonio cultural universal".

La muestra, que podrá verse del 7 de diciembre al 13 de abril de 2013, presenta alrededor de 1 300 objetos, entre piezas nunca antes expuestas de los fondos del museo y numerosos préstamos del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, el Louvre de París, el Museo Británico y el Museo Petrie de Arqueología Egipcia de Londres.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)