24 de August de 2010 00:00

El arte girará en torno a una higuera

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cultura

Desde las tierras que circundan al Mediterráneo, hasta las alturas de Quito, llegó en manos de los conquistadores y colonizadores, la higuera. Su fruto, el higo, es lo que da nombre a una casa ubicada sobre el costado oeste de la calle García Moreno, cerca de la esquina con la Olmedo, en el casco histórico de la capital.

El patio de esa casa, cuya construcción data de finales del siglo XVIII, es uno de los seleccionados para ser intervenidos por el proyecto Arte Contemporáneo en Patios de Quito. La costarricense Priscilla Monge es quien hallará las formas del diálogo entre la historia, la tradición y las nuevas expresiones de las artes visuales, dentro de ese espacio.El árbol y el pilón. Estos dos elementos se destacan en medio del patio de esta tradicional casa.Un sitio que, desde 1970, pertenece al Dr. Fabián Recalde Mora, pero que en su historia guarda el recuerdo de varias familias y la evidencia de algunos cambios en su estructura. Si bien, en ella actualmente están las dependencias de la Fundación Instituto de Cooperación al Desarrollo (ICD), por sus corredores y salones aún se respira aire de intimidad, de vida privada.

Su fachada es sencilla, balaustres de hierro fundido y pasamanos de madera componen los balcones que custodian las tres ventanas de su segundo piso. Con ellas coinciden las aperturas de la planta baja. En el centro, adintelada con piedra, se muestra la puerta de calle.

Por esa entrada habrá cruzado el Arq. Gualberto Pérez Eguiguren durante la primera década del siglo XX, o sus hijos que en 1926 la remataron para cumplir con sus deudas. Así, la propiedad pasó de unas a otras manos, ya sea por venta o por herencia. Rafael Romoleroux, Amalia Villagómez de Cobo, Carlos Freile Zaldumbide y los esposos Julio Vaca y Julia Recalde Mora también fueron sus propietarios y compartieron entre sus muros los vaivenes de la historia y de la vida familiar.

Tres corredores rodean el patio rectangular, donde Monge hará su instalación. En el centro se destaca un pilón de piedra y tras este la alta higuera. El edificio no tiene proporciones simétricas, su ancho varía a lo largo del lote, la crujía (distancia entre dos pórticos) delantera es más extensa que la posterior.

Allí se mezclan los muros de blanco y amarillo (más algunos detalles ornamentales), con la piedra del piso y las columnas neoclásicas. Los geranios en sus macetas de barro se suman a la esencia del lugar.

Levantando la vista, se puede ver las ventanas de las habitaciones. Los corredores superiores se cerraron con mamparas a mediados del siglo XX para abrigar la casa... tras sus vidrios parecen ocultarse miradas del pasado.

FALTAN 12 DÍAS

El 4 de septiembre arrancará la muestra que se mantendrá abierta hasta el 2 de octubre. El ingreso es libre.

El proyecto Arte Contemporáneo en Patios de Quito, es una iniciativa de Arte Educarte, de Grupo EL COMERCIO y cuenta con el auspicio de: Fonsal, Quito Turismo, Seacex, Porta, Embajada de España, Ediecuatorial, American Airlines, Hilton Colón, Embajada de Brasil, Bienal de Cuenca, Diners Club, Banco del Pichincha, Prochef, y también con el apoyo del Centro Cultural Metropolitano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)