8 de June de 2012 00:05

El arte contestatario de ORLAN se exhibe en Bogotá

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

‘Mi cuerpo, un lugar de debate público”. La leyenda en letras negras ofrece pistas de las peculiaridades de la muestra ‘Hibridaciones y refiguraciones’, que la francesa ORLAN expone en el Museo de Arte Moderno de Bogotá (Mambo). En la capital colombiana se exhibe por primera vez parte de la obra de una de las artistas contemporáneas más contestatarias e irreverentes, que trabaja y vive entre París, Los Ángeles y Nueva York.

La irreverencia (o la provocación, si se quiere) empieza desde los dos primeros cuadros, denominados El Barroco nro. 2 y El Barroco nro.3, que se observan en el acceso a la sala ubicada en el primer piso del Mambo. En ambos, sobre un cielo entre azul y nublado, aparece una virgen pagana y coronada, vestida completamente de blanco y que muestra el pecho derecho descubierto. La imagen, que la revista Arcadia reprodujo en la portada de su más reciente número, atizó una polémica en Colombia, puesto que algunos de los puntos de ventas, como la Librería Panamericana, sacaron la publicación de sus vitrinas.

¿Qué es lo que más llama la atención de la artista francesa (Saint Etienne, 1947), que ha hecho su obra de una serie de autorretratos en distintos planos estéticos? Ricardo Arcos Palma, el curador de la muestra, ensaya una explicación. “ORLAN, en sus intervenciones, construye y reconstruye una identidad nueva. Con la ayuda del computador mezcla y superpone una imagen sobre otra”. Y añade: “Su obra se compone de varias identidades extraídas de la historia del arte, particularmente de la Antigüedad”.

El también crítico de arte colombiano destaca, además, que el escritor y periodista de temas culturales Jens Hauser, el teórico del llamado Biotech Art, colabora con ORLAN “para configurar una nueva estética donde la idea de la hibridación es el fundamento”. Precisamente, ambos lideran un grupo de trabajo que ha montado, con fines artísticos, un laboratorio especializado en el cultivo de la piel humana, en la Universidad de Perth (Australia). El proyecto pone en evidencia, las pretensiones innovadores de la francesa, quien fue la primera que utilizó la cirugía como un instrumento artístico. Antes, ha explorado en diferentes técnicas, como la fotografía, el video, la escultura en resina y mármol, el dibujo, las instalaciones y la biotecnología, entre otras, para diseñar sus cuadros.

Michaël La Chance, filósofo y profesor de Teoría e Historia del Arte en la Universidad de Québec y miembro del Comité Editorial de la revista canadiense Inter Art Actuel, define la muestra de ORLAN como un espacio de “vírgenes blancas y Venus sangrientas”. Adicionalmente, precisa sobre la virgen blanca: “una Santa Teresa vestida de blanco, pone en escena una confrontación entre la imagen tecnológica (un monitor de video sirve de pedestal) y la iconografía religiosa tradicional”.

La propia artista contemporánea, quien estuvo en Bogotá y Medellín, para presentar sus exposiciones, resume los propósitos de sus concepciones artísticas: “La idea es quebrar las fronteras siempre, aquellas entre las personas, entre las cosas, entre los colores de piel, entre las diferencias…”. Y lo hace cuando su rostro aparece, en una suerte de metamorfosis, en la serie de seis cuadros ‘Autorretratos precolombinos’, en los cuales juega, hibrida y mezcla las fisonomías de los habitantes de esas culturas con la suya. El resultado: un ‘híbrido’ entre el pasado y el presente (y el futuro también). Y se encarna, por ejemplo, en el rey maya Pacal, con su enorme nariz que literalmente le nace en la frente. Lo mismo acontece con la serie ‘Nativos americanos’ (del actual territorio de EE.UU.). Allí asoma como una sioux o una apache. Y en ‘Autorretratos africanos’, en blanco y negro, se mira una ORLAN negra.

¿Qué movió al Mambo a traer el trabajo de la francesa? René Coronado, director de Mercadeo del Museo bogotano, desmenuza los motivos del desembarco de parte de la obra de la innovadora creadora de las vírgenes blancas. “ORLAN es una de las mejores representantes del arte contemporáneo, un arte que es atrevido y de una compleja lectura para algunas personas. Sin duda, cada espectador crea su propio punto de vista y vive lo que tiene que vivir”.

En efecto, la muestra impacta a los visitantes del Museo de la Calle 24, en el centro de esta capital. Al menos así lo admite William Meneses, estudiante de Artes Visuales de la Universidad Javeriana de Bogotá. Él encuentra que “la obra es, antes que nada, contestataria en su conjunto. Y no apunta necesariamente hacia una revolución artística o un intento de cambiar el mundo, pero sí es frentera en lo que desea transmitir”.

Hoja de sala

La exposición  ‘Hibridaciones y refiguraciones’  estará abierta en el Museo Abierto de Bogotá (Mambo) hasta el 2 de julio. Una muestra con motivos parecidos se exhibe en Medellín.
 
La artista  francesa ORLAN participó en un conversatorio sobre su obra en el Mambo, el pasado viernes 1 de junio. Lo hizo en compañía del curador de la muestra, el crítico de arte Ricardo Arcos-Palma.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)