El arte conceptual se impuso en la Bienal de Cuenca

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Mariuxi Lituma. Redactora

Las tres obras ganadoras de la 12ª edición de la Bienal Internacional de Cuenca transitan un mismo camino. Para adentrarnos en él, el escritor Eliécer Cárdenas, el crítico Christian León, el curador Hernán Pacurucu y el profesor Pablo Ramos hacen sus lecturas de los criterios que premiaron lo que ellos consideran es, sobre todo, arte conceptual.

Cárdenas destaca el hecho de que una obra ecuatoriana haya ganado el primer lugar de la Bienal; además se trata de la primera mujer ecuatoriana en obtener este galardón. Para él, las instalaciones Ópera Onowoka, de la quiteña Saskia Calderón; El libro Conciso de Visas, de Meric Algün Ringborg; y Abstrac Especific, de Daniel Steegmann, que ganaron los tres primeros lugares del certamen, son la confirmación de que la pintura quedó definitivamente inscrita en el paso de la Bienal de Cuenca.

Calderón, con su homenaje a los pueblos taromenane, tagaeri y waorani, a criterio de Cárdenas, pone de manifiesto de manera efectiva los conflictos y agresión que viven estos pueblos. "Al existir una simbiosis entre el canto lírico y las artes plásticas, logra un trabajo único que antes no se ha visto en la Bienal". La única crítica que hace el escritor se relaciona con la mediación que debe tener la obra, porque considera que una partitura sobre un atril y en medio de la sala de la Casa de los Arcos no le puede decir nada al público.

Para Cárdenas, es importante además que la obra esté acompañada de imágenes, texto, video y un mediador.

Para el crítico e investigador quiteño Christian León, la obra de Calderón es interesante porque a través de su canto propone un análisis e introspección acerca de lo que sucede detrás del canto occidental.

León señala también que Ópera Onowoka es una obra que puede entenderse desde sus diversas capas; la artista realiza una interpelación al espectador al efectuar una reflexión política con su propuesta; y por último analiza la fusión de su voz con el arte que transita en ámbito de lo visual.

[[OBJECT]]

Para el curador Hernán Pacurucu, la obra de Calderón tiene una estética peculiar porque utiliza la voz como un elemento plástico, algo que la distingue especialmente en el medio y que ha devenido en la creación de un estilo propio.

La quiteña presenta un contenido que se sostiene en un análisis riguroso. Tras adentrarse en las culturas indígenas de la Amazonía, logra hacer una transcripción al lenguaje artístico. Adicionalmente, busca que exista una propuesta de ida y vuelta, que genere respuesta ante situaciones políticas, culturales, que están siendo olvidadas.

De la obra de la artista turca Meric Algün, que ganó el segundo lugar de la Bienal (un libro que recopila los trámites para obtener una visa), Cárdenas rescata su vocación universal. Turquía es uno de los países que más emigrantes envía a Europa; sus habitantes tienen constantemente pro­blemas porque son sometidos a una serie de interrogantes que invaden su privacidad. "Algün en su obra muestra su sensibilidad especial ante la burocracia existente".

Otro de los expertos que hizo una lectura a las obras ganadoras fue el profesor cuencano Pablo Ramos. Él realizó un análisis de la pieza presentada por Daniel Steegmann, que obtuvo el tercer lugar, de la cual rescató especialmente la precisión.

Según Ramos, la propuesta estética es llamativa y la compara con una suerte de cartografía. Agrega que el ser humano siempre tendrá interés por saber cómo la Misión Geodésica realizó la medición del mundo y al abordar este tema se genera ese interés en el gran público, que es el que se espera se acerque a la Bienal en los próximos meses.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)