8 de July de 2011 00:01

Argenzio viste de oro a la Banana Republic

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Al parecer, cuando María José Argenzio escuchó la leyenda del rey Midas, ella quiso ser exactamente igual a él. Pero en sus fallidos al tocar algo y que eso se convirtiese en oro, ella intentó otra cosa: cubrirlo todo con pan de oro.

Es así que empezó a trabajar con varias monedas (25 000 para ser exacto). Una a una, y con la ayuda de un grupo de trabajo, recubrió las monedas con pan de oro y las apiló en columnas de 20. Con el propósito de preservar su obra de posibles daños, o de su obsesión aurífera, Argenzio resguardó las piezas en una estructura de vidrio. Así nació 25 000, una de las cuatro piezas que forman parte de la muestra ‘Just do it!’, que se encuentra en exhibición hasta el 29 de julio, en el espacio Arte Actual, de la Flacso.

Argenzio (Guayaquil, 1977) realizó sus estudios de arte en Londres, donde recibió la maestría en Artes en Goldsmiths College. Además, ella ha obtenido un posgrado en el Chelsea College of Art and Design.


[[OBJECT]]

Obra '25 000'. Foto: María Isabel Valarezo/EL COMERCIO


La idea de una exposición como ‘Just do it!’ se formó tras la lectura del libro del presidente Rafael Correa, ‘Ecuador: de Banana Republic a la No República’. “Leí el libro de Correa y eso me dio varias ideas”, comenta la artista. Para Argenzio “hay una parte muy especial con la que se relaciona el nombre de la exposición; cuando él habla de la dolarización. Allí cita la campaña ‘Just do it!’ para expresar la idea del novelerismo en América Latina”.

Entre la ironía lectora y la expresión más artística, Argenzio comenzó a trabajar 25 000. Al utilizar monedas de un sucre, recubrirlas con pan de oro y asentarlas sobre una base de guayacán, la artista señala que “el propósito de esta pieza es la de dotar de ese valor que la moneda perdió al dolarizarse”. “Es como crear un altar con las monedas”, añade.

En 25 000 hay un aspecto interesante para el observador. Pese a que cada columna tiene igual número de monedas, las distintas alturas crean un manto superior ondulado. Al tener en cuenta que esta pieza juega con el valor monetario, las ondulaciones se asemejan a los picos con los que se dibujan los flujos y los porcentajes de cotización.

La segunda pieza de ‘Just do it!’, exposición que se encuentra dividida en tres salas, se llama 1729. En esta, Argenzio representa a la moneda ‘pelucona’ que fue creada en el reinado de Felipe V. La obra es una especie de peluca trabajada con hilo de plata. Los churos fueron trabajados a mano y bañados en oro.

La poética de esta obra radica en el resultado final. En principio, Argenzio intentó bañar toda la peluca en oro para que esta luciera dorada. Tras varios intentos, el oro recubrió solo ciertas partes de la peluca. El que la obra no haya logrado su concepto inicial es, para la artista guayaquileña, una señal de “algo que quiso ser pero nunca llegó a existir”.

Por último, en la tercera sala de la exposición ‘Just do it!’ se proyectan dos fotografías, una aérea y otra terrestre de la obra Coordenadas de Machala.


[[OBJECT]]

La artista junto a su obra '1729'. Foto: María Isabel Valarezo/EL COMERCIO


Ubicada en medio de una plantación bananera, Coordenadas de Machala es una pieza en la que Argenzio recubrió con pan de oro a toda una planta de banano. La idea de la artista era hablar sobre el excesivo valor que se le brinda al banano vs. el trabajo manual para producirlo.

Junto a la idea del valor del banano sobre el que la artista trabaja en Coordenadas de Machala, Argenzio también ha querido representar lo que ella denomina “exotismo de América Latina”.

Tras varios años de residencia en Londres, Argenzio cuenta que ha podido conocer la manera en la que el pensamiento occidental suele observar al resto del mundo. “Muchos extranjeros miran a América Latina como un lugar exótico”, explica la artista. De esta manera, la foto terrestre representa la mirada esperanzadora de los latinoamericanos, en especial de los ecuatorianos, hacia los productos que cosechamos. En cambio, la foto aérea es esa forma distante y “desde arriba” en la que los grandes capitales ven al continente: un lugar selvático que esconde oro en su interior.

Entre la lectura, el arte y el oro, Argenzio ha plasmado una visión tan suya de la historia ecuatoriana en la que el valor dado a las cosas ha tenido que venir de fuera. Crítica -sin querer serlo- Argenzio ha construido en ‘Just do it!’ toda una serie de elementos que, en contra de políticos y mendigos, ven al oro como el único capaz de revalorizar las cosas.

Pilar Estrada, curadora de la exposición, señala que “cada obra que forma parte de ‘Just do it!’ tiene la cualidad visual del asombro, que sirve como detonador de inflexiones. El punto de partida del absurdo de la contemplación del oro, material que denota riqueza y poder, se lee en contrapunto con el juego perverso de esa atracción y las oscuras intenciones de sus posibles lecturas”.


[[OBJECT]]

Obra 'Coordenadas de Machala'. Foto: María Isabel Valarezo/EL COMERCIO


Sobre la muestra

Permanecerá abierta hasta el 29 de julio, de lunes a viernes, de 09:00 a 13:00 y de 15:00 a 18:00. La entrada es libre.

El jueves 14, a las 18:00, en Arte Actual se realizará un conversatorio sobre la exposición.

El miércoles 20, a las 18:00, se presentará el Dossier de María José Argenzio en Arte Actual.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)